miércoles, 22 de enero de 2014

Frío día de nieve (Capítulo Final)




CAPÍTULO FINAL

Parecía que aquel escenario era parte de una obra de teatro y que ella era sólo una mera espectadora. Amy sentía vacía la cabeza y el corazón. ¿Cómo se le había podido olvidar algo tan importante como tener un regalo listo para Sonic? Él que se había portado tan bien con ella durante aquella increíble semana juntos.

Ahora era demasiado tarde para tratar de solucionar las cosas y sólo le quedaba sonreír a pesar de que no sentía ya la más mínima alegría por la fiesta. Sally quedaría como siempre bien con Sonic, mientras que ella era la eterna segundona, una mera amiga y nada más.

Sintió como alguien le ponía la mano en el hombro haciéndola sobresaltarse, y al girar la cabeza vio con asombro que era nada menos que Albert. Aquello sí que era otro jarro de agua fría, pues no tenía ningún deseo de volver a verlo y allí estaba sonriente como si no pasase nada.
- Amy, ¿podemos hablar un minuto?- le dijo éste llevándola aparte a un rincón apartado.
- ¿Sucede algo?
- Me preguntaba, bueno... si pudiste hablar con tu hermano sobre lo que te dije.
- Verás, yo...
- ¡Hey!- saltó Knuckles de repente- Miren a esos dos debajo del muérdago.
Tanto Amy como Albert miraron hacia arriba y ésta no pudo más que sentir una fuerte nausea. Miró de soslayo a Sonic quien permanecía cerca de Sally mirándola como el resto. No pudo evitar sonrojarse y tratar de escapar de allí; pero algo se lo impidió.
- ¿Qué...?- dijo observando a Albert que la retenía del brazo.
- ¡Venga! ¡Es la tradición!- dijo acercando su cara a la de ella.
Amy se echó a temblar y cerró con fuerza los ojos para recibir el beso, pero no sintió nada. Cuando los abrió de nuevo se encontró con que Sonic se había interpuesto entre ellos sorprendiendo a todos los de la sala.
- Creo que aunque sea una "tradición" primero deberías pedirle opinión, ¿no crees?
- Vaya- dijo con una sonrisa torcida- Te pido perdón, Amy. No sabía que te disgustase tanto una pequeña muestra de afecto. ¡Es sólo parte de la fiesta!
- ¿Podemos hablar un minuto tú y yo a solas?- dijo Sonic reteniendo el impulso de pegarle delante de todos, pero por respeto a Amy y las demás chicas no lo hizo.
- Claro.
Ambos abandonaron la sala y se metieron al cuarto de Amy cerrando la puerta tras de sí. Sonic lo miró con desprecio y se lanzó hacia éste para cogerle de la chaqueta.
- ¿A qué crees que estás jugando? ¿Qué es lo que pretendes con ella?
- Absolutamente nada- suspiró aburrido- Y deja de ser tan sobreprotector con tu amiga.
- ¿Sabías que no soy su hermano?
- Por supuesto, lo sé todo de ti- dijo tranquilo- Sé que salías con mi prima pero, ya que esa niña estúpida no ha tenido el suficiente valor para decírtelo lo haré yo mismo. Quiero que te alejes de Sally porque ambos estamos comprometidos desde niños.
- ¿Qué?- dijo éste en shock- ¿Qué os vais a casar?
- Exacto, así que mejor no te metas en asuntos de la realeza. El rey Acorn me llamó personalmente para que nos fuésemos conociendo. Obviamente no se iba a casar con un plebeyo como tú, Sonic the Hedgehog.
- Creo que tanto tú como su padre subestimáis la inteligencia de Sally- dijo tranquilamente.
- Claro que no la subestimo, por eso me caso con ella. Será una excelente esposa.
Sonic apretó los puños con fuerza. Una inmensa rabia le estaba entrando por dentro.
- Bueno, fue más fácil de lo que me imaginaba- dijo mirándolo orgulloso- Si lo hubiese sabido antes no hubiese formado todo este numerito con esa infeliz.
- ¿Tú qué?- dijo sintiendo un vacío en el estómago- ¿Tramaste todo esto?
- Por supuesto- dijo paseando por la habitación- Investigué acerca de ti y de tus amigos. Cuando supe de la existencia de esta Amy Rose fue como si una bombillita me iluminase la mente. Si era capaz de convencerla de que éramos amigos para que hiciera justamente lo que le pedía no tendría que hacer el trabajo sucio. Pero esa mocosa no vale ni para traicionarte.
- Pensaba que te gustaba...
- ¿Esa chica?- rió- No me hagas reír, por favor, no tiene ni punto de comparación con Sally.
Ambos se observaron.
- Di la verdad, Sonic, ¿con quién te quedarías de las dos?
- Yo...- sintió que el corazón se le aceleraba en el pecho- siempre me ha gustado Sally, pero...
- ¡Lo ves!- dijo triunfante- ¡Hasta tú me das la razón de que ambas son muy distintas!
- En eso tienes razón.
- Mira- dijo poniéndole una mano en el hombro- Mejor alégrate por tener una amiga tan fiel como Amy, al menos admiro eso de ella. Por lo demás, no tienes nada que hacer... es algo que viene de muy lejos y aunque Sally se opusiera, lo único que lograría es distanciarla de su familia. ¿Querrías eso para ella? Seguramente no.
Sonic no supo qué contestar a sus palabras, por lo que permaneció callado y hundido.
- Llevamos bastante tiempo fuera y los demás estarán impacientes por darse sus regalos.

Albert salió el primero, seguido por Sonic quien permanecía muy serio. Amy no pudo evitar sentir que aquella conversación tenía que ver con Sally y prefirió sentarse en el sofá, empezaba a encontrarse con debilidad en las piernas.

Todos se volvieron y gritaron que al fin podrían abrir los ansiados paquetes.
Amy recibió un enorme tarro de galletas de parte de Vanilla y Cream, las que más le gustaban. Tails le había regalado una hermosa cajita de música hecha por él mismo y Knuckles un extraño collar de unas piedras muy bellas. No podía ser más feliz por los regalos de todos sus amigos, pero entonces vio un nuevo paquete delante de sus ojos. Al alzar la mirada vio que era Sonic quien se lo estaba entregando y no pudo evitar ruborizarse.
- Yo- dijo apenada- No puedo aceptarlo.
- ¿Por qué?- dijo sorprendido- Ni siquiera sabes qué es.
- No es que no me guste- dijo con una tímida sonrisa- Es que... Lo siento, se me olvidó tu regalo.
- ¡Claro que me regalaste algo!- dijo dándole el paquete y desapareciendo un instante. Al volver pudo comprobar que llevaba puesta su bufanda. La había lavado y parecía estar como nueva- Me encanta tu regalo, Amy. Nadie había pensado en mí y en mi salud tanto como tú. Gracias.
- De nada- dijo con un nudo en la garganta- Voy a ver qué es.
Sonic se quedó mirándola mientras desenvolvía el bonito envoltorio.
- Una esfera de nieve- dijo sonriente- Es hermosa.
- ¿Te gusta? -dijo algo nervioso- No sabía qué podía regalarte. A mí me pareció bonita y me recordó a tu casa, así que la compré.
- Es preciosa, muchas gracias- dijo mirándolo con los ojos brillantes.
Ambos se quedaron observándose en silencio hasta que Sally se acercó finalmente hasta ellos.
- Sonic, Amy...- dijo alegremente- Aquí tengo vuestros regalos.
- No tenías por qué molestarte- dijo apurada Amy mientras abría el suyo para encontrarse con un bonito abrigo de color rosa con puños de pelo blanco- Oh, muchas gracias.
- Y este es para ti- dijo entregándole uno muy pequeño a Sonic.
Éste se había puesto de pie para recibirlo y lo miró con una sonrisa en los labios. Al parecer Albert no había recibido nada de nadie. Esto lo alegró internamente un poco.
- ¿Será una bandeja de Chili dogs?- dijo divertido.
- Puede...
Al abrirlo se encontró con una pequeña caja de joyería. Sonic no pudo evitar ruborizarse al percatarse que todos los estaban observando. Lo abrió lentamente y comprobó que era un hermoso sello de oro con la insignia de los Acorn.
- Es algo muy especial...- dijo tímida Sally-, perteneció a mi abuelo.
- ¿Es... una reliquia familiar?- dijo sorprendido mirándola.
- Sí, y quiero que la tengas tú- dijo al tiempo que sorprendía a todos pasándole los brazos alrededor del cuello y besando los labios de éste. Sonic se quedó con los ojos abiertos un instante por la sorpresa, pero después no pudo evitar rodearle la cintura para profundizar en el beso.

Amy se levantó del sofá dirigiéndose a la cocina para terminar de recoger la mesa. No quería ver aquello, no en su casa. Pero era obvio que ambos hacían una bonita pareja- Se acabó- se dijo para sí misma. Aquella semana había sido un bonito sueño que siempre recordaría con cariño, pero sólo era eso, un sueño. Sin darse cuenta, apretó con fuerza el puño sin percatarse siquiera de lo que estaba apretando. Sintió un calor lacerante y cómo algo goteaba al suelo.
- ¡Amy!- gritó Vanilla horrorizada- ¡Dios mío, tu mano!
- ¿Qué?- dijo ésta viendo que tenía la palma ensangrentada. Había apretado un cuchillo en su mano y tenía un profundo corte- Yo no...

Ésta empezó a sentir que la habitación le daba vueltas y más vueltas hasta que lo vio todo negro. Cuando recobró el conocimiento, se encontró tumbada en una camilla del hospital. Vanilla estaba con ella y el doctor Quack.
- ¿Cómo te encuentras, querida?- dijo éste observándola desde arriba- ¿Te sigue doliendo?
- No- negó con la cabeza- ¿Qué ha pasado?
- Te has hecho un buen corte en la palma de la mano derecha; pero te he dado puntos de sutura y la hemos vendado para que no te la veas. Puede causar una gran impresión pero te juro que no es nada, verás como dentro de poco parece normal. Ni siquiera creo que te quede cicatriz, la cosí muy bien.
- Gracias, doctor- dijo con debilidad- ¿Puedo volver a mi casa?
- Por supuesto- dijo alegremente- Sólo estábamos esperando a que recobraras el conocimiento.
- Todos nos preocupamos- dijo Vanilla- Sonic te trajo corriendo. Nunca lo había visto tan pálido.
- Bueno, la sangre es muy alarmante- dijo el doctor- para quien no está acostumbrado puede resultarle chocante, pero no es nada- dijo guiñándole un ojo a Amy- ¡Y hablando de Sonic! ¡Muchas gracias, está muy recuperado!, ya puede volver a su casa.
- Se lo diré en cuanto lo vea.
- Y tú también estás mejor- dijo sonriente-, aunque debes seguir tomando el medicamento al menos dos días más.
- Gracias, doctor- dijo sonriente- ¿Puedo irme ya?
- Por supuesto- dijo alegre- ¡Felices fiestas!
Cuando salieron, vieron que estaban todos esperándolas fuera para saber cómo había ido todo. Se alegraron muchísimo de que sólo fuese un pequeño susto.
- Vaya, creo que arruiné la fiesta- dijo avergonzada- Lo siento.
- No digas tonterías- le dijo Bunnie- Los accidentes pasan.
- ¿Te encuentras bien?- preguntó Tails- ¿Te duele mucho?
- No, ya no. De verdad que estoy bien- dijo mostrándole la mano vendada.
- ¡Menos mal!- dijo alegre el zorro- Estábamos preocupados.
Amy sólo sonrió y vio que Sonic estaba en un rincón apartado. ¿Por qué no se había acercado como los demás? Bueno, de todas formas allí se acababa todo.
- Sonic- se acercó hasta él- El doctor dijo que...
- Sí, me vio después de ti- dijo sin mirarla- Le pedí a Sally que recogiese mis cosas.
- Bien- dijo seria-, entonces no tengo más nada de qué hablar.

Ésta se dio la vuelta para marcharse pero sintió que la agarraba del brazo. Sonic la observaba con una mirada muy extraña y bajó la voz para hablarle.
- ¿Por qué lo hiciste? ¿Para llamar mi atención?
- ¿Qué?
- No creí que llegarías tan lejos como para lesionarte, Amy- dijo apretándole más- Cuando te vi desmayada en el suelo casi me muero. Rodeada de sangre por todas partes, no sabes...
- Me estás lastimando- dijo zafándose de él- No te la tengas tan creído, fue un accidente.
- Mientes -dijo mirándola a los ojos- Nos viste besarnos y no fuiste capaz de soportarlo, por eso cogiste ese cuchillo y...
- ¿Cómo puedes decir eso? ¿Qué pruebas tienes?
- Te seguí con la mirada aun besándome con Sally- dijo en un susurro- Sentí que te levantabas del sofá y pasabas por mi lado cuando recogiste los platos, entonces agarraste ese cuchillo y lo empezaste a apretar. No pude detenerte.
- Yo no lo recuerdo así- dijo confusa- Sólo sé que sentía la cabeza vacía y luego... no sé qué me pasó.
- Entonces, ¿no sabías lo que hacías?- dijo sorprendido- ¿Estás segura?
- Te lo juro, pero si no me quieres creer ese es tu problema- lo miró con enfado- Gracias por ser tan rápido en recoger tus cosas. Ahora que ambos nos encontramos perfectamente podemos volver a la normalidad- Amy empezó a caminar por el pasillo del hospital reteniendo las lágrimas. Aquella Navidad se había convertido en la peor de su vida, y ya todo le daba igual.


Sonic regresó a su casa esa misma noche, y al cerrar la puerta tras de sí sintió que un enorme peso le oprimía el pecho. Miró a su alrededor y vio cómo la oscuridad envolvía cada rincón de su hogar. La chimenea estaba apagada, estaba bastante fría después de casi una semana deshabitada. No pudo evitar que un escalofrío le recorriese el cuerpo y se abrazara a sí mismo. Se dirigió para encenderla y cuando al fin lo conseguió se sintió algo más animado; pero aun así seguía teniendo aquel sentimiento extraño de vacio.

Fue a su habitación y encendió la luz para ver que todo seguía igual. Sus cosas estaban en una pequeña maleta que Tails le envió a casa de Amy para que pudiese estar cómodo mientras permanecía con ésta. La abrió lentamente y se encontró al sacar sus pertenencias con el sello de oro que Sally le había regalado; con los nervios del accidente ni se había dado cuenta que no lo llevaba puesto. ¿Dónde lo habría dejado? Siguió deshaciendo la maleta para ver finalmente la bufanda de Amy abajo del todo. La cogió entre sus manos y se la llevó a la nariz para olerla, pues olía exactamente al mismo jabón que ella usaba. No pudo evitar que una sonrisa escapase de sus labios.

Luego de todo esto, se sintió hambriento. Si habría algo que echase de menos, eso iba a ser la comida de Amy. Suspiró pesadamente al comprobar que en su nevera estaba sus sempiternos perritos; pero simplemente decidió hacerse un sandwich con lo primero que pilló.

Se sentó enfrente de la chimenea, solo y en silencio. Por primera vez se daba cuenta de que su casa era muy silenciosa y que no había risas como las que compartió con Amy. Cuando ambos hacían la cena juntos y él se comía la mitad de lo que estaba preparando haciendo enojar a la eriza. O cuando ambos se sentaban a la mesa para comer y conversaban alegremente. O cuando al terminar de lavar los platos ambos se acurrucaban en el sofá para ver una película bajo una suave manta. Cómo iba a echar de menos toda aquello. De repente, dejó de tener hambre y se sintió muy cansado por ese día. Era bastante tarde y decidió irse a la cama; pero incluso aquello le recordaba a ella.

Suspiró y se metió entre las frías sábanas. Le dio frío y se abrazó a la almohada, pero no era lo mismo que sentirla a su lado. Trató de cerrar los ojos y dormirse para evitar pensar más en ella, pues él no estaba enamorado de Amy, no podía estarlo. A las pocas horas sintió un pequeño escalofrío, la temperatura había bajado unos pocos grados fuera y buscó con su brazo el cuerpo de la eriza. Se asustó al notar que no estaba; pero recordó que ya no estaba en su casa. Aquello sí que le dolió y no pudo evitar que una lágrima se le escapase y resvalase lentamente por su mejilla. No podía evitar echarla mucho de menos. Se sentó en la cama y miró el reloj. Eran casi las seis de la mañana y pronto abrirían la cafetería para dar el desayuno de Navidad. Era tradición de Vanilla ofrecer a sus vecinos chocolate y pasteles gratis ese día para celebrarlo.

Tragó pesadamente y sintió un enorme nudo en el estómago. Quería volver a verla, aunque fuese desde lejos para observala sonreír, como siempre había hecho. Si todos estos meses había ido diariamente a la cafetería era por ver en la chica que se había convertido, en la mirada tan tierna que le dedicaba a los niños cada vez que les servía, en su sonrisa, en sus manos, en su voz... cada vez que le hablaba para saber qué deseaba. Muchas veces se había quedado con el aliento retenido en los pulmones al querer gritarle que lo que deseaba era... a ella. Se ruborizó intensamente al venirle este pensamiento. ¿Cómo le había podido suceder algo así? ¿Es que acaso estaba enamorado de Amy?

Sonó el timbre del teléfono y el corazón se le aceleró en el pecho. Al descolgar preguntó quién era.
- Soy Tails- dijo extrañado- ¿Te acabo de despertar?
- No, ya estaba levantado.
- ¡Genial! ¡Hemos quedado para ir a tomarnos el desayuno al café de Vanilla! ¿Te apuntas?
- Sí, iré en seguida- dijo como un autómata- Ahora te veo.
- Ok...- respondió este aun más extrañado que antes- Hasta ahora.
Sonic colgó, se levantó pesadamente y tomó la bufanda. Se la relió al cuello y se caminó lentamente hasta llegar a la cafetería. Temía que después de lo de anoche no quisiera mirarlo a la cara, pero se equivocaba.

Amy llevaba puesto el abrigo que Sally le había regalado y repartía alegremente tazas humeantes a los que se juntaban a su alrededor. Estaba muy hermosa con las mejillas sonrosadas por el frío de la mañana y sintió un vacio en el estómago. Se acercó hasta donde estaba y ésta le sonrió.
- ¡Feliz Navidad!- dijo ofreciéndole una taza calentita- Tails está esperándote dentro.
- Gra... gracias- dijo aceptándola, pero no se movió.
- Es una por persona- dijo apurada viendo que los de detrás le ponían mala cara.
- Lo sé- dijo mientras permanecía parado delante de ella.
- Ya la tienes.
- ¿Puedo hablar contigo?
- Ahora mismo estoy algo ocupada.
- Será un minuto.
- No sea pesado y muévase, los demás queremos entrar- dijo el tipo que estaba justo detrás.
- Tome y entre- dijo pasándole su taza.
- Sonic, ¿a qué viene esa actitud?- dijo enojada.
- Amy- dijo Vanilla observando-  Ve y habla un momento con él.
- Muy bien- dijo exasperada- Vamos.
Ambos se fueron a la trastienda para poder hablar tranquilamente y algo más calientes, pues hacia bastante frío fuera. Cuando estuvieron a solas, Amy se cruzó de brazos y le miró con el ceño fruncido.
- ¿A qué viene todo esto?
- Necesitaba hablarte.
- Pues ya estamos hablando.
- Quería pedirte perdón por creer que tú...- dijo tomando su mano lastimada- Lo siento.
- Sonic...- dijo sorprendida.
- Te juzgué mal- dijo con los ojos tristes- Quise creer...
- ¿Qué tratas de decirme, Sonic? ¿Qué quieres?
- Simplemente esto- dijo atrayéndola hacia sí para posar sus labios en los de ella.
Amy sentía que le iba a estallar el corazón en el pecho y la cabeza empezó a darle vueltas. Sonic no dejaba de besarla apasionadamente como si fuese la última vez que la vería en la vida. Cuando se separaron, Sonic respiraba entrecortadamente y la abrazó con mucha fuerza.
- ¡Te echo de menos!- dijo llorando- ¡Te necesito a mi lado! ¡Me sentía tan solo!
- Sonic...-dijo también ésta con las lágrimas saltadas- Yo también me sentí muy sola anoche.
- ¿Lo dices de verdad?- dijo incrédulo mirándola a los ojos- Entonces, ¿podemos volver a estar juntos?
- ¿Qué quieres decir?
- Quiero vivir contigo, compartir mi vida contigo; compartir mis penas y alegrías.
- Eso suena como...- Amy cerró los ojos para recibir otro beso en los labios.
- Ya sé que somos muy jóvenes, pero...
- No puede ser...- dijo con las mejillas rojas al ver que Sonic se arrodillaba ante ella.
- Amy, ¿te casas conmigo? ¿Quieres compartir tu vida conmigo?, por favor.
Ésta solo se abrazó llorando. Aquello era un sí rotundo y Sonic no podía ser más feliz.

Nunca creyó que algo así pudiese suceder, pero aquella semana le había servido para darse cuenta que tenía una gran persona a su lado y que jamás se había sentido tan dichoso de estar con alguien.

Ambos esperaron a la primavera para darse al fin el "sí quiero". Muchos se sorprendieron de su repentino anuncio, pero se alegraron en el fondo por ellos o casi todos. Misteriosamente, Sally se fue de vacaciones justo en esas fechas; pero para Amy ese era el mejor regalo de bodas.

Al final, pensó, valió la pena hacerle aquella bufanda que tantos desvelos le costó.


Fin.

Deseo de corazón que les haya gustado mi minifics. 

Un saludo de Rinoa83.

21 comentarios:

  1. *-* queee woniitooo lo adorreee <3 aunque yo no tengo una paginita :3 estare aqui leyendote y posteandote con la mejor suerte y apoyo del mundo ^^ me gusta muchooo, las pruebas del sonamy son bellisimas espero seguirte leyendo

    Hasta luego besitos

    ^^

    ResponderEliminar
  2. AAAAAAAAAAAA estaba super guau casi lloro de a emocion

    ResponderEliminar
  3. ahh!!!!!! me muero esto esta genial, te juro que casi lloro :, ) me encano XD

    ResponderEliminar
  4. Marika, llore con tu historia, eso jamas había pasado. Me encanto, eres una buena escritora y una gran analista. LO AME, ENSERIO LO AME \(^^)

    ResponderEliminar
  5. Llore y llore y segui llorando las lagrimas no paraban, la historia mas bella. Gracias por subirla, fue hermossa tanto que sigo llorando T-T

    ResponderEliminar
  6. divino!! el final me encanto no pues todo el fic me encanto!!

    ResponderEliminar
  7. recien lo vi y me encanto :3 ES HERMOSO ;D

    ResponderEliminar
  8. (Te juro por sonic q estoy llorando) amiga, en serio, fue bellisimo!!!!!......la forma en como lo narraste yo.....*snif* no se q mas decir....jamas habia visto algo tan.....ninguna historia me habia hecho llorar yo...*snif*...soy tu nueva seguidora, te admiro eres increible de verdad fue bellisimo....me encanto.....de verdad TT-TT lo mas bonito q lei....dios...no se q decir ademas q increible...solo...adios..

    Atte: Amelia Rose

    ResponderEliminar
  9. Hay que bonita historia apenas ayer empese a leer tu blog y la verdad no sabía cosas de sonic y compañía con decirte que apenas supe que sonic x lo hizo sonic team y que es japones pero no es tarde para poder verlo en su audio original porque a como carambas les gusta hacer censuras a los animes voy a seguir leyendo tu blog porque la verdad está muy bueno he interesante hasta luego y saludos desde México.

    ResponderEliminar
  10. Esto es ....LO MAS HERMOSO QUE EH LEÍDO!!!!! :')

    ResponderEliminar
  11. woow!!! fue hermoso!! amo repito AMO TUS MINIFICS!!! me encantan soy muy buena escritora!! sigue asi!! tenes mucho talento quedo increible tu historia la forma en que la narraste y escribiste enserio fue hermoso ya quiero leer otra de tus minifics! bye! nwn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona quise poner "sos muy buena escritora!!" Perdona jeje ^^(soy la misma de arriba solo que este es otro usuario)

      Eliminar
    2. Muchas gracias a ti por leer. Y no te preocupes, lo entendí. ;)

      Saludos.

      Eliminar
  12. Me encanto la historia casi me hace llorar😂

    ResponderEliminar
  13. Fue hermoso pero no sabía que sonic se enfermaba pero si puedes haser una historia de que se encuentra con sus hermanos si porfas y si no sabes el título de la serie es Sonic undergraud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy fan de esa serie, la verdad es que nunca la he visto; así que tampoco sé nada de ella aparte de que tenía dos hermanos y eran principes. No me va mucho, prefiero el canon de SEGA.

      Saludos y gracias por leer.

      Eliminar
  14. Anoche leí del 1al 6 y me encanto pero esto es lo mejor casi lloro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te haya gustado.

      Saludos.

      Eliminar
  15. Se es es tarde peeo como se acerca navida d lo leei y nunca lo habia leeido completo me quedaba en la mitad de la historia me encanto me llego hasta el corazon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, espero que te guste el siguiente.

      Saludos.

      Eliminar