martes, 12 de abril de 2016

Minific: Campanas de boda (Capítulo 2)


 
Fanart por Syesye996


CAPÍTULO 2


Apenas amanecía en Green Hill, cuando Amy se arrebujó más en las mantas que cubrían su cama. Le dio un intenso escalofrío y abrió con lentitud los ojos. Ya ni se acordaba que estaba de regreso en su propia casa y que no estaban las chicas con las que compartía habitación en el campus.

Trató de volver a dormirse, pero la temperatura había descendido bruscamente de un día para el otro y necesitaba entrar en calor como sea; así que fue hasta su saloncito para encender la chimenea y poder calentarse un poco mientras se hacía el desayuno. Cream y su madre se habían molestado en llenarle la nevera, por lo que tampoco se tuvo que preocupar mucho por hacer la compra. Madre e hija eran todo un encanto y muy educadas, siempre les estaría eternamente agradecida por su amistad. Sonrió para sí misma sentada a la mesa cuando escuchó que alguien llamaba a la puerta de la entrada. Amy se extrañó mucho y se levantó para ver quién podía ser tan temprano. 

- ¿Sonic...?
- ¿Puedo pasar?- dijo serio.

La chica se hizo a un lado y cerró la puerta en cuanto éste entró. Había algo extraño en su actitud, sobre todo cuando lo vio mirando a través de la ventana silencioso como si estuviese vigilando a algo o a alguien. Aquello sí que no se lo esperaba.

- ¿Quieres desayunar?- preguntó Amy para llamar su atención.
- ¿Qué? ¡Oh, no te molestes!- dijo apurado- Veo que te acabas de levantar.
- Sí- asintió.
- Vi la chimenea encendida, así que pensé que ya estabas despierta. ¿Molesto mucho?
- ¡En absoluto! Pero, toma asiento.

Sonic sonrió y se sentó a la mesa con Amy quien le ofreció algo para comer, así que no tuvo más remedio que aceptar la invitación. De todas formas, tampoco había comido nada desde ayer.

- Sonic, no quiero sonar impertinente pero... ¿qué haces aquí?
- Tienes toda la razón para preguntar - dijo riendo- Ayer me fui muy pronto y ni pudimos hablar.
- Claro- dijo echándole una mirada de soslayo-, seguro que es por eso.
- Muy bien, no puedo mentirte- suspiró- Estaba... huyendo.
- ¿Huyendo? ¿De Eggman? ¿Algún robot asesino?
- ¡Ojalá!...- dijo desviando la mirada- Se trata de una chica bastante molesta, pero no quiero hablar sobre el tema. Ya bastante tengo con aguantar sus locuras y las malas caras de la gente.
- ¿Qué? ¿Por qué?- preguntó sorprendida- ¿Necesitas que la espante?
- ¡No!- dijo asustado- Es mejor dejarla tranquila y seguirle la corriente.
- Como quieras- contestó extrañada- Sonic, ¡¿qué te traes con esa chica?!
- Nada que no pueda solucionar yo mismo- le guiñó un ojo- Ahora, háblame de ti.
- ¿D-de mí?- dijo roja- Pues he estado estudiando arqueología como os dije tras recibir la beca para estudiar en la universidad de Spagonia con el Profesor Pickle. Casi estoy terminando mi tesis sobre las antiguas ruinas que existen en Shamar, ¿recuerdas? Y, bueno...- se puso más roja aún- También en estos cinco años he conocido gente muy interesante...
- Me alegro mucho, Amy- dijo mirándola.
- Espera un momento aquí- dijo levantándose de la silla y yendo a su cuarto a por un sobre de color rosa claro. Cuando regresó se lo entregó a Sonic quien lo miraba desconcertado.
- ¿Qué es esto?- dijo sonriendo- ¿Una invitación?
- Es para ver qué te parece, aún no están todas- dijo nerviosa- Creo que me ha quedado bien.
- A ver- dijo abriendo el sobre y leyendo su contenido.

Al principio no parecía interesado pero, a medida que la leía su cara iba cambiando de expresión de una sonrisa, a dejarlo boquiabierto, hasta ponerse serio y mirarla atentamente.

- ¿Va en serio? ¿Te vas a casar?
- Sí. ¿No es fantástico?- dijo emocionada- Creo que pronto conoceréis a Julian.
- ¿Julian?- indagó devolviéndole la carta- Debe ser una persona muy especial si has decidido casarte tan pronto. ¿Cuánto lleváis como pareja?
- Tres años- dijo seria- ¿Es poco?
- Supongo que cuando amas a alguien de verdad, no importa el tiempo que se tarde- dijo mirando a través de la ventana- Me alegro mucho por ti, Amy, te lo digo de corazón.

La actitud de Sonic la pilló por sorpresa, ni siquiera sabía cómo interpretar aquel silencio que siguió a su conversación. Sólo permanecía mirando melancólico a través de la ventana, sin mirarla hasta que al fin se dio cuenta de que todavía se encontraba en casa de Amy.

- Es tarde- dijo Sonic poniéndose en pie- Será mejor que me vaya para que puedas hacer tus cosas.
- Sonic, ¿te encuentras bien?
- Perfectamente- dijo sonriente- No debes preocuparte por mí, sé cuidar de mí mismo.
- Lo sé, pero...

Amy se quedó sorprendida cuando éste la atrajo hacia sí y se quedó abrazándola por unos cuantos segundos, pudiendo sentir su calor rodearla y su lenta respiración. Aquella era una sensación muy agradable que ni siquiera sentía con Julian. Sonic le transmitía tanta paz...

- Nos vemos luego, Amy- dijo saliendo por las puertas y dejándola muy confusa.

Más tarde, se reunió con Cream para ponerla al día sobre su agenda. Tenía planeado que sus amigas la ayudaran a encargarse de los preparativos de la boda para cuando Julian se dignase a aparecer, pues seguía estando ocupado con su trabajo y aún no le había dado una fecha exacta de cuándo se verían. Así que aprovechó para salir de compras, mirar escaparates y soñar despierta con su enlace. No podía dejar de suspirar cuando sintió una risita de parte de la coneja.

- Nunca pensé que acompañaría a mi mejor amiga a preparar su boda- dijo mirándola- ¿Ya tienes pensado cómo quieres que sea tu vestido de novia?
- Más o menos, aunque depende del clima, como todavía no tenemos fecha...
- Pero puedes contármelo. ¡¿Y si me dejas que yo lo haga?!
- ¡Cream, ya bastante están haciendo! Tu madre se ofreció a preparar la comida para el banquete.
- No digas tonterías- dijo sonriente- Será un placer coser para mi amiga en su día especial.
- ¡Qué bien se os dan las tareas del hogar!- dijo suspirando- Yo apenas puedo valerme sola.
- Eso no es cierto, me gusta como cocinas.
Amy se sonrojó y sonrió para sus adentros. La verdad es que tenía que reconocer que no se le daba del todo mal. Miró a su amiga y le devolvió la sonrisa.
- Vale, pero no más favores- dijo apurada- Bastante hacen ya por mí, no sabría cómo pagarles.
- De acuerdo- contestó la coneja cuando se volvió de frente y se quedó parada en mitad de la calle.
- ¿Qué sucede?- preguntó Amy preocupada.
- Mejor damos la vuelta- dijo seria- Ahí está Tails y no tengo ganas de cruzarme con él.
- ¿Qué? ¿Por qué?- dijo sorprendida- Pero si antes éramos todos muy buenos amigos, no entiendo...
- ¡Hey, Amy!- gritó Tails acercándose hasta ellas- Ah, hola, Cream.
- Hola.
- ¿Dando un paseo?- preguntó volviéndose hacia la eriza- Siento mucho lo que sucedió ayer, por la escena... ya sabes. Lo que te dije fue sólo una broma para ver la cara que ponías, pero no sabía que Sonic estaba detrás nuestra siquiera.
- Claro, Tails- dijo frunciendo el ceño Cream- Últimamente te gusta reírte mucho de los demás.
- Cream- le llamó la atención Amy.
- No importa- dijo serio-, sé que está de parte de Sonic. ¡¿Y quién no?! ¡Siempre fue el héroe de todos y yo sólo su sombra!
- Creo que eso no es así- dijo Amy- Sonic nunca pensó eso de ti, ni nosotros tampoco.
Tails apretó los puños con fuerza y los relajó. Sonrió de lado y se volvió para despedirse.
- Oye, Tails. ¿Podríamos hablar?- preguntó Amy sorprendiéndolo.
- ¿Quieres que hablemos?
- Sí- asintió- Cream, ¿nos podemos ver más tarde para seguir hablando de los preparativos?
- Como quieras- dijo mirando al zorro- Será mejor que sepas la verdad de una vez.
- Gracias, te prometo que pasaremos la tarde juntas.
Ambas se despidieron en mitad de la calle y Cream se marchó para dejarlos solos.

Tails decidió llevar a su casa a la eriza para poder hablar más cómodamente mientras tomaban algo de almuerzo, pues se les había hecho tarde con las compras. Cuando estuvieron servidos, Amy no sabía cómo plantear la pregunta del millón.

- Tails, ¿qué...?
- ¿Quieres saber qué pasó entre Sonic y yo?- preguntó tranquilo comiendo de su planto.
- Sí, por favor- dijo apenada- No puedo llegar a comprender qué sucedió entre ustedes para que se separaran así. ¡Eran tan buenos amigos! ¡Cómo hermanos!
- ¡A los hermanos no se les pone la zancadilla de esa forma!- gritó enfadado- Perdona, no quise gritarte, pero es que... - suspiró- Sucedió hace dos años aproximadamente. En tu ausencia conocí a una chica muy especial que me gustaba mucho, pero Sonic siempre se llevaba toda su atención. No se daba cuenta del daño tan grande que me hacía verlos juntos, riendo y hablando como si yo no existiera. De hecho, ambos empezaron a salir juntos a pesar de que sabía que a mí me gustaba. Me decía que me desengañase de ella, que era lo mejor para mí y que no era la chica tan maravillosa que creía que era. Y si eso es así, ¿por qué sigue viviendo con ella?

Amy dejó caer el tenedor en su plato haciendo que Tails la mirase serio.

- ¿Vive con la chica?- dijo boquiabierta- ¿Sonic está viviendo con una mujer?
- Sí, se llama Fira; aunque muchos la conocen por "Fire" porque tiene una personalidad muy encendida, estalla con facilidad y grita a los demás cuando no le sale algo como ella quiere.
- ¿Cómo les puede gustar esa clase de chica?- preguntó sorprendida.
- ¡La chica es preciosa!- dijo rojo- Seguramente la verás con Sonic si los encuentras paseando; aunque la evita a menudo.
- Sí, esta mañana estuvo ocultándose en mi casa.
- ¿Ah, sí?- preguntó curioso- ¿Qué te dijo?
- Nada. Estaba muy extraño y taciturno- dijo pensativa.

El zorro se quedó callado, con la mirada baja y revolviendo en su plato hasta que Amy le llamó la atención mientras rebuscaba algo en su bolso. Tails la miró sin comprender qué quería enseñarle.

- Aún no puedo repartirlas pero quiero que veas cómo están quedando.
- ¿Una invitación?
- Sí- asintió- A mi boda...
- ¡¿Qué?!- gritó sorprendido- ¡Vaya, Amy, felicidades!
- Gracias.
- ¿Y quién es el afortunado?- dijo riendo- ¿Lo conocemos?
- No. Espero que pronto puedan conocer a mi pareja. Se llama Julian y llevamos ya tres años saliendo juntos. El otro día me pidió en matrimonio con una cena romántica.
- Veo que te han ido las cosas bien, entonces.
- No me puedo quejar- contestó encogiéndose de hombros- Aunque debo decir que echaba mucho de menos todo esto, y sobre todo a ustedes.
- Siento que te hayas encontrado con toda esta situación.
- No te preocupes, sólo te pido que asistas a la ceremonia; aunque tengas que encontrarte con Sonic.
- Trataré de comportarme- dijo serio.

Ambos se despidieron después de estar hablando un rato más para ponerse al tanto de lo que había sucedido en sus vidas en los últimos años. Después se dirigió con paso lento a buscar a Cream como le había prometido.

Estaba andando por la calle, sin prisas, cuando vio de lejos a Sonic que salía de un supermercado con una bolsa de la compra. Iba a saludarlo cuando vio salir a una eriza más o menos de su misma edad que se agarraba a su brazo para poder caminar por la calle juntos. Abrió los ojos con sorpresa al contemplar a la susodicha. Seguramente aquella debía ser Fira, la chica de la que habló Tails hacía un par de horas. De repente, tuvo que ocultarse tras una esquina pues Sonic se había vuelto de improviso y casi la descubre observándolos. Espió desde su escondite y la chica parecía algo molesta hablando con él. La verdad es que no estaba muy contenta y mucho menos Sonic. Si la joven era tan insoportable, ¿por qué seguía con ella?

Continuará.





2 comentarios:

  1. Pobre Sonic tener a alguien tan posesivo? Y lo peor se pierde una amistad de años por una chica digo eriza a ver qué pasa saludos .

    ResponderEliminar
  2. Sonic esta ocultando algo sobre la eriza, siento que es algo de familia ¡pero es imposible! bueno, me gusto mucho el capitulo

    ResponderEliminar