miércoles, 13 de abril de 2016

Minific: Campanas de boda (Capítulo 4)


 Fanart por bbpopococo


CAPÍTULO 4


El corazón de Amy empezó a latir acelerado por el sonido de esa voz tan inconfundible para ella. Tenía el tono justo, ni muy grave ni muy agudo, era tan suave como música para sus oídos. Los ojos se le humedecieron y salió corriendo hacia los brazos extendidos de su tan amado Julian quien le sonreía amablemente al ver la cara de sorpresa de la eriza.

- ¡¿Qué haces aquí?!- dijo con las lágrimas saltadas- ¡Me dijiste anoche que no podías venir!
- Te engañé- dijo riendo- Estaba subido ya al avión. Quería darte una sorpresa.
- Me la has dado- contestó sonriente- ¡Ah! Quiero presentarte a un buen amigo mío, este es Knuckles.
- Encantado- dijo estrechándole la mano con fuerza- Amy me ha contado muchas cosas de vuestras aventuras cuando érais unos héroes. La verdad nadie lo creería viéndola tan pequeña y delgada.
- Amy puede decirse que es casi tan fuerte como yo- dijo riendo- Las apariencias engañan.
- Sí, eso parece.

Amy no podía dejar de contemplar a Julian conversando con el equidna. La verdad es que había deseado tanto que llegara para que los conociera. Sin embargo, aún quedaba el problema con Sonic y Tails. No quería darle una mala impresión a su novio, ya que no sabía nada de la enemistad entre estos dos. ¿Y si éste decidía no invitarlos para no estropear la ceremonia?

Estaba en estas cavilaciones cuando notó que se le habían quedado mirando serios.

- ¿Sucede algo malo?- preguntó Julian preocupado.
- ¡Nada! ¡Nada en absoluto!- dijo apurada- Por qué no entramos en casa y tomamos algo para desayunar. Seguro que vienes cansado y hambriento después de tan largo viaje.

Los tres se acomodaron en el saloncito de la casa de Amy, quien se afanaba en la cocina para preparar algo para el desayuno. Mientras, Julian y Knuckles estaban hablando sobre la isla sentados tranquilamente en el sofá cuando, de repente,  llamaron a la puerta.

- Iré a abrir yo- dijo Amy contenta- Seguro que es mi amiga Cream para preparar los bocetos. Se ha ofrecido a hacerme el traje de novia, ¿no es genial?
- Mucho, Amy- dijo Julian.

Justo cuando abrió la puerta sintió unos fuertes brazos rodearla y como toda la sangre se le acumulaba en las mejillas. Sonic acababa de entrar de golpe en su casa, sin darle tiempo a respirar siquiera, cuando empezó a hablar más rápido que corría.

- ¡Amy, lo siento, de verdad!- dijo apurado- ¡No sabía que iba a venir a tu casa a molestarte! ¡No tuve más remedio que hablarle de ti porque vio la manta y la ropa! ¡Cuándo llegué a casa y vi que no estaban tus cosas me temí lo peor! ¡No sé cómo dio contigo! ¡Los vecinos me advirtieron que...!
- Sonic...- dijo apartándose un poco de él- No importa, ya pasó.
- No, Amy- dijo con tristeza- En cuanto me descuidé para llevar a Adrian a la guardería vino sin permiso. ¿Te hizo algo?- dijo tomando su cara entre sus manos.
- Perdona. ¿Puedes dejar a mi novia respirar de una vez?- dijo Julian serio- Lo que haya sucedido no es para que te tomes esas confianzas con ella.
- ¿Qué?- dijo Sonic reaccionando a la voz de aquel desconocido.

Amy se separó de él avergonzada y muy ruborizada ante la imagen que había estado dando a Julian. Carraspeó y se volvió hacia Sonic para indicarle que aquel chico era su novio.

- N-no es lo que parece- dijo rojo- Me estaba disculpando con ella por culpa de Fira, mi... pareja.
La eriza sintió como se le hacía un tremendo nudo en el estómago.
- ¿Qué ha sucedido, Amy?- preguntó serio Julian- ¿Te ha hecho algo esa chica?
- No, bueno, sólo me golpeó en la cara con una bolsa- dijo quitándole importancia.
- ¿Qué? ¿Por qué?
- No anda bien de sus nervios- dijo Sonic- Es una celosa compulsiva y no soporta que nadie se me acerque. Anoche, Amy nos ofreció su casa para que el niño no cogiera un resfriado y se quedó dormido en el sofá.
- No podía despertarlo para cambiarlo- intervino la eriza- Estaba tan a gusto durmiendo que no me importó que se llevara una manta y mi ropa puesta. Y Sonic, no importa, ya me lo advertiste.
- Bueno, creo que ya todo está aclarado- dijo Knuckles- Sonic, será mejor que los dejemos solos.
El erizo no dijo nada y sólo se dio media vuelta para marcharse.
- Sonic, ¿no os quedáis a desayunar?
Éste se giró para mirarla y la contempló serio.
- No, hoy no- dijo alzando su mano y reteniéndola a mitad de camino para no volver a cometer el mismo error de tomarla de la cara- Adiós.

Amy no pudo evitar agachar la cara con pena. No quería que se fueran sus amigos de aquella manera sólo por una confusión tan absurda. Sentía un nudo en la garganta y no podía siquiera hablar porque em cualquier momento le iba a sobrevenir el llanto. Lo único que había hecho Sonic era disculparse con ella. ¿Qué tenía eso de malo? Cada vez que estuvo en problemas, cada vez que alguien intentaba hacerle algún daño, él estuvo ahí para defenderla. ¿De verdad tenía que dejar de sentirlo cercano sólo porque a Julian le molestara esas muestras de cariño entre amigos?

- Amy- dijo sacándola de sus pensamientos- Iré a echarme un rato antes de almorzar.
- ¿Tampoco quieres desayunar?
- No, tomé algo en el avión.
- Bien- dijo seria- Que descanses.

En cuanto cerró la puerta del dormitorio, Amy no pudo aguantarlo más y se echó a llorar en silencio contra uno de los cojines del sofá. Fue justo cuando empezaron a llamar, otra vez, a la puerta de entrada para ser esta vez Cream, quien se dio el susto de su vida. La coneja no entendía por qué su mejor amiga estaba con la cara bañada en lágrimas. Pero, ¡si el día anterior estaba muy feliz! ¿Sería por culpa de Sonic? ¿No se suponía que estaba muy enamorada de su novio?

- Amy, ¿qué te pasa?
- Vamos a una cafetería y te cuento- dijo tomando su abrigo- No quiero estar en mi casa.
- Como quieras.

Ambas amigas decidieron ir a una pequeña cafetería para poder hablar con más tranquilidad y sin que se enterase Julian. Parecía que Amy estaba de bajón por algo, pues no hacía nada más que remover con una cucharilla el chocolate caliente que había pedido.

- En serio, ¿a qué viene esa cara?- preguntó Cream- ¿Pasó algo malo?
- No sé qué he hecho mal- suspiró- Vino Julian esta mañana y todo parecía perfecto; pero después llegó Sonic para disculparse por culpa de su... novia.- dijo poniéndo mala cara-, y mi novio empezó a recriminarle cosas sin sentido. ¡No estábamos haciendo nada malo! ¡Sonic sólo me tomó de la cara para ver si estaba bien!
- Bueno, no voy a disculpar la actitud de tu novio; pero comprende que tampoco conoce a Sonic tan bien como nosotros. Es normal que sienta celos de un tipo que llega a casa de su novia y se ponga en actitud cariñosa con ella.
- Créeme, esa no es precisamente una actitud muy cariñosa de él- dijo roja- Lo he visto con otras chicas y...- dijo abrazándose a sí misma- era tan romántico.
- ¡Amy!- exclamó sorprendida Cream- ¡¿Espiabas a Sonic?!
- Alguna vez... de casualidad... antes...
La coneja se había quedado con la boca abierta por la confesión de su amiga.
- ¡Ni se lo comentes en broma a tu novio!
- ¡No!- dijo más roja aún- ¡Eso fue hace años!
- Amy, no me digas que aún te sigue gustando Sonic- dijo mirándola de soslayo.
- ¡Para nada! ¡Después de cinco años eso está superado!

Cream no sabía si creer mucho en la palabra de su amiga pero, si la eriza creía que era verdad, no era nadie para juzgarla. Así que decidió sacarle encima de la mesa algunos de los bocetos que tenía preparados en una carpeta que llevaba con ella.

Pasaron el resto de la mañana juntas hasta que fue la hora del almuerzo y ambas fueron a casa de Amy para ver si Julian se había despertado. Tenía muchas ganas de presentarle a su mejor amiga. Una vez hechas las presentaciones, pareció que su novio se encontraba de mejor humor. Al menos sonreía nuevamente y charlaba con Cream mientras le explicaba cómo iban los preparativos para el convite. Sin darse cuenta, la tarde había ido avanzando lentamente y ya casi era de noche cuando decidieron salir para acompañar a  la conejita hasta su casa. Una vez que se despidieron, Julian decidió que podrían dar una vuelta juntos para contemplar el paisaje nevado después de las nevadas que habían caído en esos dos días. A Amy le pareció una buena idea, al menos al principio, pues al rato de caminar se encontró con una escena un tanto desagradable. Sonic y Tails volvían a discutir en medio de la calle. No pudo evitar salir corriendo para detenerlos ante la mirada atónita de su novio.

- ¡Sonic! ¡Tails!- dijo reteniendo a Sonic por el brazo- ¡Dejad de discutir!
- ¡Tú no te metas, Amy!- dijo enfadado Sonic- Ya estoy cansado de tener que aguantar las tonterías de un loco celoso. De verdad que no te reconozco, Tails.
- ¿Celoso? ¿De ti?- dijo con sorna- ¡No me hagas reír!
- Tails- dijo Amy- Ya basta. ¿Aún no comprendes que todo lo que hizo para separarte de Fira era por tu propio bien? ¿Querrías estar con una persona que no te quiere para empezar? ¿Qué tiene un hijo de otro y que además es agresiva?
- ¡¿Y entonces por qué sigue con ella?!- gritó el zorro- ¡¿No es tan mala?!
- ¡Por Adrian!- gritó Sonic- ¡¿Crees que sería capaz de cuidarlo ella sola?!

Tails se quedó parado ante la respuesta de Sonic; aunque lo seguía mirando con odio infinito. Su mente empezó a registrar información a una velocidad de vértigo y trataba de atar cabos. Si Sonic se preocupada de ese niño, ¿quería decir que era suyo? ¿Por qué tanto interés si no? Y si no lo era, ¿por qué tenía que preocuparse por su futuro? ¡Nada tenía sentido!

- Júrame que no amas a Fira- dijo Tails serio-, que sólo estás con ella por pena.
- Te lo juro- contestó Sonic- Lo haría mil veces si con eso puedo recuperar a mi amigo. Nunca he querido hacerte daño. Pensaba que así te estaba haciendo un favor, pero me equivoqué en todo. Jamás debí meterme en medio y ahora no puedo hacer otra cosa que seguir adelante.
- Escúchale, por favor- suplicó Amy.
- Amy, deberíamos marcharnos ya- dijo Julian- Ellos sabrán apañárselas solos.
- Pero...
- Vete tranquila, Amy- dijo Sonic sin mirarla- Creo que tiene razón. ¿Cierto, Tails?
- Sí- dijo más tranquilo éste.
- Tails, confío en ti y en que eres el más inteligente de todos nosotros para darte cuenta de las cosas. Cuando recapacites, ya verás que sólo queremos tu bien.
El zorro no pudo reprimir una pequeña sonrisa mientras miraba a Amy.
- No te preocupes- dijo despidiéndose de ella.

Justo cuando la eriza se estaba dando la media vuelta, sintió como alguien la agarraba del brazo para que se girara nuevamente. Sonic la estaba mirando fijamente a los ojos haciendo que su corazón latiera con mucha más fuerza.

- Amy... muchas gracias- dijo soltándola.

No pudo resistir más y saltó hacia Sonic para abrazarlo con fuerza por el cuello ante la sorpresa de todos. Ambos perdieron el equilibrio y cayeron a la fría nieve mientras la eriza no paraba de llorar abrazada a él.

- ¡No quiero que peleen más! ¡Prométanlo!
- Amy...- dijo devolviéndole el abrazo- Te juro que no lo haremos más.
- Tranquila, Amy - dijo Tails- Ya puedes soltarlo.
- ¿Qué?- dijo desorientada- ¡Ahí va! ¡Lo siento!
- No te preocupes- dijo Sonic rojo- No eres la primera que se tira a mi cuello- rio.
- ¡¿Quiénes son las otras?!- gritó enfadada.

Julian no podía dejar de mirar la escena que estaban dando aquellos tres. Parecía como si no existiera, mientras veía como se reían el erizo y el zorro ante la cara de indignación de su novia.

- Cuando termines, te espero en tu casa- dijo éste serio- No es agradable estar aquí fuera.
- ¡Julian!- gritó angustiada al ver que se marchaba sin ella- Lo siento, chicos, ya nos veremos.

Sonic y Tails se miraron preocupados. ¿Estarían bien las cosas entre ellos?

Esa noche Amy apenas pudo dormir, y cuando miró el reloj de su mesita eran las 3:00 de la madrugada. Se levantó con cuidado para no despertar a Julian y fue a prepararse un té en la cocina cuando, de pronto, sintió unos pequeños golpes en la puerta. ¿Quién podría ser a esas horas tan intempestivas? Iba a mandarlo a paseo. Pero cuando abrió la puerta, se le encogió el corazón.

- ¿Sonic?- dijo preocupada al verlo con Adrian en brazos.
- Amy...- dijo al tiempo que se le escapaban las lágrimas- Se ha ido.
- ¡¿Qué?! ¡¿Quién?!

Continuará.

Ir al capítulo 5 

4 comentarios:

  1. Esta muy bueno el minific (ya lo habia leido antes). No se como haces pero tus fics me atrapan. Bueno te deje un mail con el link del comic StH #280, ademas de un mensaje. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, bueno, ya lo estaba traduciendo pero se agradece que me lo mandes porque las que yo tengo tienen marca de agua ¡jajaja! Ahora miro el mensaje.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Algo me dice que fira murio, no se si sentirme feliz o sentirme triste, seria desconsiderado de mi parte sentirme agusto ._.

    ResponderEliminar
  3. Sera q fira se suicido o se fue?q suspenso

    ResponderEliminar