sábado, 16 de abril de 2016

Minific: Campanas de boda (Capítulo 7)


 Fanart por くま

CAPÍTULO 7


Hacía dos semanas que Amy estaba conviviendo con Sonic y Adrian, y aún no habían podido solucionar lo de su casa. Apenas era un solar desierto donde antes estaba su hermoso hogar con el bonito jardín trasero. Sin embargo, ahora solamente era barro y nieve mezclados; aunque ya se había acotado la zona para volver a reconstruir la casa.

La eriza se había adaptado muy bien a vivir con Sonic y el pequeño. Habían improvisado una cama en el salón para que el erizo pudiera dormir, mientras que Amy lo hacía en su cama y Adrian en su cuna. Por el momento se estaban apañando bien, pero Sonic temía que llegase el día en que decidiera marcharse para casarse con Julian. Era algo inevitable por más que le doliera reconocer que la echaría de menos, sobre todo por tener que cuidar de Adrian él solo. Y ese era otro problema, se estaba acostumbrando a la presencia de Amy y casi la veía como su nueva madre. Aunque Cream y Vanilla eran una gran ayuda, no era lo mismo que tener una presencia femenina en casa que pudiera suplir la carencia de Fira. Sonic no había podido dar con ella aún, pero había jurado encontrarla para devolverle a su hijo, pues aquel no era su problema.

Pero si aquello creía que era la mayor de sus desgracias estaba muy equivocado. Aquella noche Adrian había vuelto a tener una de sus famosas pesadillas y se despertó llorando a pleno pulmón haciendo que ambos se despertasen para ver qué sucedía.

- ¿Qué le pasa?- preguntó preocupada Amy- ¿Por qué llora así?
- ¡Mami!- dijo llorando el pequeño.
- Otra de sus pesadillas- suspiró- No es nada, ya se dormirá otra vez.
Amy no pudo aguantar verlo llorar y fue corriendo a tomarlo en brazos para desesperación de Sonic. Si empezaba a consentirlo demasiado iba a ser peor después.

- Amy, ponlo en la cuna- dijo serio- Debe dormir en su cama.
- Pobrecito, está asustado y creo que se ha hecho pipi encima- dijo tocando las sábanas- No voy a consentir que duerma mojado y pasando frío.
- ¿Qué? ¿Y dónde crees que va a dormir?
- Pues conmigo- dijo sonriente-, lo cambio y le pongo algo debajo por si se lo hace otra vez.
- ¡Ni hablar! ¡Esa es mi cama!
- Sonic, no me puedo creer que seas tan egoísta y vayas a dejar que duerma así.
- ¡Haz lo que te dé la gana!- dijo exasperado- Total, vas a llevártelo de todos modos.

Amy le sacó la lengua cómicamente cuando se dio la vuelta y, tras cambiar al pequeño, se lo llevó para la habitación de Sonic. Lo acostó a su lado y éste no tardó ni dos segundos en volver a empezar a llorar pero ahora llamando a su "papi". La eriza trató de callarlo pero era inútil, pues estaba extrañado de dormir con ella; así que no le quedó más remedio que levantarse de nuevo para ir a llamar a Sonic.

- ¿Y bien?- dijo con suficiencia viendo la cara de Amy.
- Quiere dormir contigo.
- Hum...- dijo levantándose- Te dije que era mala idea tratarlo como un bebé.
- ES un bebé- dijo enfadada- ¿Quieres escucharlo toda la noche?

Sonic sonrió y vio que el pequeño se acostaba tapándose la cabeza como jugando. Le destapó para ver que sólo quería juego y se tuvo que poner serio con él. No era momento ni la hora de jugar, así que terminó por reñirle y acostarlo.

- Ahora a dormir- le dijo.
Adrian empezó a hacer un puchero en cuanto apagó la luz y Amy puso los ojos en blanco.
- Por lo que más quieras, acuéstate a su lado hasta que se duerma.
- ¿Quieres que durmamos los tres juntos en la cama?
- Sí, no va a pasar nada por que lo hagamos; pero al menos se callará y se dormirá.
- Tienes razón- dijo yendo hacia el lado opuesto a Amy dejando a Adrian en medio de los dos- Ahora a dormir, pequeño incordio.
- Ves como al final yo tenía razón y lo que quería era un poco de cariño- dijo Amy- Se ha hecho una rosquita pegado a mí para dormirse.
- Sí, ya...- tosió incómodo- Buenas noches.

Por la mañana, Sonic se giró sintiendo un calor agradable a su lado. Le pasó la mano por la cintura y se abrazó más a la eriza que dormía tan plácidamente. Cuando abrieron los ojos se quedaron mirando atentamente y éste no pudo evitar sonreír.

- Que guapa estás por las mañanas.
- Gracias- dijo ruborizada- Un momento...
Se quedaron serios y entonces reaccionaron.
- ¡ADRIAN!
Se levantaron de un salto al ver que el niño no estaba con ellos, y tampoco se le veía por el salón.
- ¡No puede haber salido por las puertas a la calle!- dijo preocupada Amy- ¡No llega!, ¿verdad?
- No sé...
- Mami, mía... ven- dijo el pequeño asomándose por un puerta.

Ambos suspiraron de alivio y Amy fue a ver lo que quería enseñarle Adrian. Tuvo que retener una arcada al llegarle el tufo.

- Por Dios, Sonic, ve tú.
- ¡Adrian! ¡Has hecho caca tú solito en el váter! ¡Qué niño más grande!
- No sé si será grande, pero huele como uno- dijo Amy dando otra arcada.
- Eso no es nada- dijo Sonic riendo- Si lo hubieras olido cuando tenía empacho...
La eriza sintió un espasmo en el estómago y por poco echa la primera papilla.
- Que exagerada- dijo al terminar de limpiar al pequeño- Además, algún día pensarás en ser madre, ¿no?
- No hemos hablado de eso todavía, Julian y yo- dijo mareada- Estamos muy ocupados con nuestras carreras como para pensar ahora mismo en cargas familiares.
- Entonces, ¿por qué se casan?- preguntó serio- Creí que lo normal era querer formar una familia.
- ¿Mami malita? ¿Ti?- dijo Adrian mirando a Amy.
- No es mami- lo corrigió Sonic- Aaamy.
- ¡Ma-mi!
- Aaaamy- dijo serio.
- Aaa... ¡Mami!- dijo enfadado.
- ¡No es tu mamá!
-Sonic, deja que me llame como él quiera- dijo Amy reteniendo la risa- De todas formas a ti te dice papá y no lo eres realmente. No lo confundamos aún más.
- Vale, mamá... Pero a ver cómo le explicas dentro de una semana que te tienes que ir y dejarnos.
- Puedo adoptarlo- dijo encogiéndose de hombros- Así no tendrías que hacerte cargo de él.

Sonic se quedó en estado de shock. No sabía si aquello iba en serio o no, pero le produjo una sensación de vacío extraño en el pecho al oír ese comentario.

- ¿Crees que Julian querría que lo adoptarais?
- No lo sé, sería cuestión de hablarlo con él.
- Sería... sería estupendo que tuviera unos padres de verdad.
- Sonic, tú ya eres un padre de verdad para Adrian- dijo apenada- No he querido insinuar...
- No te preocupes- dijo con una sonrisa-, no me has ofendido.
- Además, puede que Fira regrese por él- dijo apurada- ¡No quiero problemas!
- Tranquila, la conozco lo suficiente para saber que no va a regresar- dijo con tristeza.
- ¿Aún la echas de menos?- dijo molesta.
- A veces- dijo suspirando- Es duro estar solo.

Amy lo miró seria y se dio media vuelta para ponerse a hacer el desayuno. Aquello le estaba molestando bastante, pues creía que ella era "alguien". Además no estaba tan solo como él se pensaba, pues los tenía a todos: Tails, Cream, Vanilla, Knuckles... ¡incluso a ella! Entonces, ¿quería decir que en realidad estaba enamorado de esa chica horrible que abandonó a su propio hijo? ¿Cómo podía seguir gustándole a pesar de lo que le había hecho? ¿Y por qué se besaron? Aún no se había podido quitar de la cabeza aquella escena en la pista de hielo improvisada. No le había contado eso a nadie y Sonic parecía no querer hablar tampoco de ello.

- Aquí está la comida para la guardería de Adrian y el desayuno está casi listo.
- ¿Te encuentras bien, Amy?- preguntó preocupado Sonic- Te has quedado muy seria de repente.
- No me pasa nada- dijo esquivando su mirada- Es sólo que ya va siendo hora de avisar a Julian que regreso a Spagonia para casarnos. Lo he pensado y creo que no puedo posponerlo más.
- Co-comprendo- dijo tartamudeando por la impresión- ¿Y cuándo será eso?
- Si puede ser... mañana.
- ¿Tan pronto?
- Tengo que empezar a hacer los preparativos allí y comprar el vestido de novia. Al final vais a tener que ir vosotros a la boda. Ojalá tuviese mi casa para poder celebrarla aquí donde siempre quise; pero Eggman como siempre lo arruinó todo.
- ¡¿Y por qué no la retrasas?! ¡No hay prisa!
- Pero ya tenemos pagado el viaje y Julian va a hacer un alto en su trabajo para poder ir. Además, cualquier sitio es bueno mientras podáis venir a verme.
- Supongo...- dijo con tristeza- Pero si lo haces que sea cuando Adrian no esté, ¿vale?
Amy asintió con la cabeza porque tenía un nudo hecho en la garganta al oírle decir eso.

Al día siguiente, Cream y Sonic fueron a despedirla a la estación de autobuses para que pudiese ir hasta el aeropuerto. No había querido que la llevara el erizo corriendo porque iba cargada de maletas, era mejor despedirse en Green Hill. Además, como había prometido, Adrian estaba en la guardería para que no la viera marcharse y empezara a llorar. Lo iba a echar muchísismo de menos, pero sobre todo a Sonic. Ambos habían compartido dos semanas estupendas como si hubieran sido una verdadera familia y eso lo atesoraría en su corazón para siempre.

- Amy- dijo Cream con las lágrimas saltadas-, que pena que te tengas que marchar y no podamos finalmente ayudarte con la boda. Ojalá que las cosas no hubieran salido tan mal y la hubiésemos celebrado aquí.
- No os preocupéis- dijo para tranquilizarla- Mientras podáis asistir en Spagonia estaré más que satisfecha. Lo importante no es el traje o la comida, sino mis amigos. Además, dale las gracias a tu madre de mi parte por haberse tomado tantas molestias para que al final nada.
- Lo hicimos encantadas.
- Y Sonic...- dijo avergonzada- Cuida mucho de Adrian y... cuídate tú también.
- Gracias- dijo serio- Será mejor que subas al autobús antes de que te deje en tierra.

Tenía una ganas enormes de abrazarlo, pero le hizo caso y subió al bus para despedirse a través de los cristales de la ventanilla. Cuando se alejó lo suficiente y vio como Green Hill quedaba muy atrás, no pudo evitarlo y empezó a sollozar en silencio en su asiento. Si se iba a casar, ¿por qué se sentía tan desgraciada? ¿No debería estar feliz por reencontrarse con Julian después de tantas semanas?

Cuando llegó finalmente a Spagonia, como suponía, nadie la estaba esperando en el aeropuerto. Julian siempre estaba demasiado ocupado para personarse en cualquier parte, pero no podía culparlo por ello. Así que tomó un taxi hasta la universidad y cuando entró en su departamento, sus compañeras se quedaron de piedra al verla entrar por las puertas. Se alegraron mucho de su regreso y Amy empezó a contarles toda la odisea que había pasado en Green Hill, lo sucedido entre Sonic y Julian, sobre Cream y su madre, Adrian... Fue entonces cuando no pudo retener las lágrimas y dijo que se sentía muy cansada. Sus nuevas amigas se extrañaron mucho de esta actitud de la eriza, pero no dijeron nada más y esperaron a que se calmase para que les explicara mejor qué le estaba pasando.

Por su parte, Sonic había llevado a Adrian a casa de Cream y Vanilla para que pudieran calmarlo. Como se temía, cuando no vio a Amy por ningún lado y empezó a buscarla por la casa sin encontrarla, se puso a llorar para su desesperación. No era justo que lo abandonaran de nuevo y sintió que no era capaz de cuidarlo, por lo menos no aquel día. Estaba por irse cuando Vanilla lo llamó.

- Sonic, ¿qué vas a hacer?
- ¿A qué se refiere?- dijo sin comprenderla.
- Sé que te has enamorado de Amy- dijo directa-Ella siempre ha estado enamorada de ti y nunca le hiciste caso hasta ahora. No debería decirte esto pero... tal vez aún queda una posibilidad de que ustedes tres estén juntos. Adora al pequeño como si fuese su propio hijo, y ayer estaba casi a punto de llorar cuando vino a desperdirse de mí. ¿Por qué no luchan por lo que sienten?
- Porque si eso fuera verdad no se hubiera marchado corriendo a reunirse con Julian; pero por más que le insinué que se quedara, estaba más que dispuesta a marcharse.
- Sí es así como lo ves...

Sonic se quedó callado y pensativo. Se dio media vuelta y se marchó a su casa, pues ya estaba incluso decidido a no ir a Spagonia para no entorpecer el matrimonio de Amy.

La semana pasó en seguida y, cuando se dieron cuenta, era tiempo de volar hacia Spagonia para el enlace entre Julian y Amy. Todos estaban dispuestos a ir menos Sonic, quien prefirió quedarse en Green Hill solo. Incluso Cream se llevaría a Adrian para que pudiera verlo la eriza, seguro que lo echaba mucho de menos. Seguramente se apenaría al ver que Sonic no había querido asistir; pero, por otra parte, era mucho mejor así.

Cuando se hubieron marchado todos, el erizo se fue a correr por los campos aún nevados y se encontró solo en lo alto de una colina. No pudo evitar apretar los puños con fuerza y gritar por toda la frustración que sentía. Su eco viajó a través del viento como cuando él mismo corría libremente por aquellas tierras. Fue entonces que escuchó un ruido a sus espaldas. No se podía creer lo que veían sus ojos.

- Hola, Sonic- dijo aquella voz profunda-Suponía que ibas a estar con tus amigos.
- ¿Qué quieres, Eggman?- dijo apretando con furia los dientes- ¿Quieres pelea?
- No, hoy veo que es mejor no meterse contigo- dijo serio- ¿No era hoy cuando se casaba esa ratita rosa amiga tuya?
- Es Amy- dijo enfadado- Y sí... pero he decidido no ir.
Ambos se quedaron en silencio.
- Me alegrará que seas desgraciado para el resto de tu vida- dijo sonriente-, porque está claro que sientes algo por esa sabelotodo.
- ¿Vienes a fastidiar? ¡Lárgate!
- Deberías hacerlo tú si no quieres llegar demasiado tarde.
Sonic se quedó en shock al ver que Eggman se bajaba de su Eggmóvil y se acercaba hacia él.
- ¡¿Qué haces?!- dijo sorprendido al ver que lo tomaba en brazos para subirlo al asiento.
- Creo que eres lo suficientemente inteligente- aunque no tanto como yo- para que sepas manejar mi transporte hasta la boda de tu amiga.
- ¿Me... me estás ayudando, Eggman? ¿Tú?
- ¡Bah! No sería un combate justo si andas como un alma en pena por los rincones.

El corazón de Sonic empezó a bombear con fuerza y tocó varios botones de la consola de mandos para despegar. Vio desde lo alto a su némesis y le hizo un gesto de agradecimiento con la mano, para después salir flechado hacia Spagonia. Luego sólo tendría que correr hasta la catedral, sabía exactamente dónde se encontraba. Sólo esperaba que no fuera demasiado tarde.

Cuando llegó, entró corriendo y gritando: "¡Paren la boda!"- Todos los presentes se volvieron ante la sorpresa y se quedaron preguntándose  quién era ese. Los novios que había en el altar no eran precisamente Amy y Julian; así que Sonic se apresuró avergonzado a pedir disculpas para salir pitando de allí. No comprendía nada. ¡Aquella era Spagonia y la hora de la invitación era la correcta! ¿Qué estaba pasando allí? ¿Dónde estaban los novios? ¿Y si ya se habían casado y era demasiado tarde? Sonic iba caminando por la plaza del pueblo cuando pasó al lado de una cafetería.

- ¿Sonic?- dijo una dulce voz para sus oídos- ¿Qué haces aquí?
Se volvió muy lentamente al escuchar llamarle por su nombre.
- ¡Amy!- salió corriendo a abrazarla ante las miradas atónitas de sus amigos- ¡¿Por qué no están celebrando la boda?! ¡¿Qué ha sucedido?! ¿Qué hacen todos aquí fuera?
- ¿Viniste a verme al final?- dijo apenada- Lo siento, se canceló.
- ¿Qué? ¿Por qué?- dijo preocupado- ¿Sucede algo malo?
- Sucede que...- dijo con tristeza- Cuando volví a ver a Adrian, me acordé mucho de ti y...
Ésta rompió a llorar entre sus brazos.
- ¡No he podido olvidarte! ¡Soy tan tonta! ¡Pensé que me había enamorado de Julian, pero me estaba engañando a mí misma! ¡Jamás querré a otro como a ti!
- Amy... -dijo con las lágrimas saltadas-Yo tampoco podría querer a otra tanto como a ti.
- ¿Qué?- preguntó sorprendida-
Sonic la tomó de las manos y la miró a los ojos con ternura para que lo mirase también.
- Amy, sé que no me merezco que te fijes en mí porque muchas veces te negué mi amor. No es que fueras desagradable ni nada de eso; sólo que no estaba preparado. Sin embargo, estas semanas que pasamos juntos me han demostrado que ambos hemos madurado y yo... bueno...- dijo sonrojado- No puedo vivir más sin ti. Amy, ¿quieres casarte conmigo?
- ¡Sí! ¡Sí!- dijo saltando hacia él para derribarlo y colmarlo de besos.
- Vale, Amy, pero si lo sigues acosando a besos se arrepentirá- dijo riendo Tails.
- Jamás me cansaré de esto, amigo- dijo Sonic guiñándole un ojo complice.

La boda no se celebró hasta pasada la primavera cuando la casa de Amy finalmente estuvo terminada. Habían comprado más terreno para hacerla mucho más espaciosa, pues la familia tendría que crecer algún día. Por el momento, cuidarían de Adrian como a su propio hijo y lo adoptaron legalmente. Nunca más supieron qué fue de Fira pero, ¿a quién le importaba? Volvían a estar todos juntos en Green Hill para seguir viviendo grandes aventuras.

FIN

 Fanart por Janie7the7tiger

15 comentarios:

  1. Wow, estuvo chevere el final :D, que bueno que las cosas terminaron bien y con Sonic y Amy casándose

    ResponderEliminar
  2. Pero q hermoso final sonic y amy quedaron juntos(como siempre), ojala q escribas otro minific pronto Esther, me encantan
    😍😍😍😍😍😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que ahora estoy resubiendo los que quité del blog. Ya continuaré la historia que estaba escribiendo, sólo un poco de paciencia.

      Me alegro que te haya gustado la historia.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Y cuql es la q estas terminando? Es q soy nueva y solo leí los minifics q estaban en un listado q tu subiste

      Eliminar
    3. Se llama "Te esperaré", pero ya llegaremos a ese.

      Saludos.

      Eliminar
    4. Ahh ok bueno "esperare"hasta q lo subas ☺

      Eliminar
  3. Qué bello final el amor siempre está donde debe estar .

    ResponderEliminar
  4. Esther no es q este en contra de tus minifics al comtraio me encantan. pero porq siempre son historias de amor no es q diga nada malo pero porq no haces algunas de suspenso,drama como un secuestro o algo por el estilo?(espero q no te moleste esta pregunta)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si mal recuerdo hubo un minific llamado "La chica del espejo" la cual tiene un poco de suspenso.un poco

      Eliminar
  5. Me encantoooo!!! voy a shorar, me rei mucha en la parte en la que sonic llega a la catedral XD XDDDD (no se porque pero quiero hacer un meme de eso XDDDDD) Me alegra de que al final se hallan casado, pero me sorprende que se casen sin antes ser novios, bueno, me encanto este fic, le doy un 9 (no pregunten porque)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se necesita llevarse 20 años con una persona de novios para casarse. Ellos se conocían de toda la vida y, además, estuvieron conviviendo juntos. Por otra parte, la boda se celebró meses después cuando pudieron hacerse una casa nueva para vivir en familia. Gracias por leer.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Ha sido tan guachi Pirulí que me ha encantado.tus historias son chulisimas ,espero que hagas más fics para que asín la gente pueda
    seguir leyendo tus nuevas historias. (Si tienes tiempo,claro que tampoco quiero quero molestar).

    ResponderEliminar
  7. Otra buena historia válida la pena. La verdad ya me estaba asustando porque no todos los finales son felices y bueno puede pasar cualquier cosa xD
    Pero en si fue muy bonito y me gusto mucho, saludos ♥

    ResponderEliminar