domingo, 16 de octubre de 2016

MINIFIC: Luz de Luna (Capítulo 2)


Fanart por Schobu

CAPÍTULO 2

Nuestra conversación con Sonic había sido de lo más inquietante; ya que todo apuntaba a que, efectivamente, se trataba de un animal salvaje el causante de todas aquellas misteriosas muertes en Westside en los últimos meses. Además, los ataques siempre se producían en noches con luna llena, justo como la que tendríamos dentro de dos días y eso me intranquilizaba un poco. Sobre todo al saber que sus víctimas eran chicas jóvenes que paseaban por las tranquilas calles de la ciudad. Así que no sabía muy bien a qué atenerme.

En mis años de investigadora de lo paranormal siempre he tenido claro que detrás de todos esos sucesos extraordinarios debía haber alguna explicación lógica y más mundana. Pero vistas las circunstancias, y las declaraciones de todo el mundo, era la primera vez en mi vida que me estaba empezando a plantear ciertas dudas. Sin embargo, estaba aquí para esclarecer la verdad como la profesional que era, así que no me iba a dejar influenciar por las supersticiones de la gente.

Shadow era de mi misma opinión, tampoco creía que un ser salido de un libro de terror anduviera por las calles matando a sus conciudadanos. Según él, tenía que ser obra de un psicópata perturbado que se había fabricado algún tipo de arma parecida a garras; aunque no podía probar nada hasta que tuviese pruebas de ello. Debía ser prudente y no dejarse llevar por la impaciencia, ya que sus superiores lo tenían bastante vigilado por su temperamento.

- ¿Qué hacemos ahora?- le pregunté al verlo tan serio y pensativo.
- Esperar a que se produzca otro ataque- suspiró- Ya se registraron las escenas de los crímenes de arriba abajo sin encontrar más pruebas que las que tenemos. No creo que sirva de mucho que las revises otra vez y menos después de un mes.
- Tienes razón, no serviría de nada- callé unos segundos- ¿Ya le han preguntado a la gente si hubo testigos? ¿Alguien vio o escuchó algo?
- Sí, pero nadie supo nada hasta la mañana siguiente.
- ¿Dónde se encontraron los cuerpos?
- La primera víctima fue hallada entre la maleza de un parque cercano a la facultad y la segunda detrás de una hamburguesería a pocas manzanas de aquí.
- Creo que al menos tenemos algo que las relaciona, la ubicación.
- Sí, pensaba justo lo mismo. El tipo tiene que estar oculto en el campus universitario o cerca.
- ¿Hay algún alumno problemático o algún docente del que sospechar?
- ¿Quién no lo es en estos días?- sonrió- Cualquier psicópata puede pasar desapercibido en la masa y no darse uno cuenta de lo que sucede hasta que lo detienen. Pero sin pruebas, ni testigos presenciales...
- Lo sé, todo esto es muy frustrante.
- Yo tengo que volver a la oficina, pero puedes indagar por ahí para ver si tienes mejor suerte que nosotros. Sólo ten cuidado de que no se haga muy de noche, puede ser peligroso como ya sabes.
- Gracias, lo tendré en cuenta.
- Estaremos en contacto.

Miré a Shadow como se alejaba por la avenida y se subía a su coche patrulla. Me quedé plantada allí sin saber muy bien qué hacer, pues si la policía ya había interrogado a la gente de la zona, ¿qué posibilidades tenía yo de encontrar una aguja en un pajar? No obstante, la mañana era muy larga y en algo me tendría que entretener.

Me volví y examiné la enorme facultad de medicina que se elevaba ante mí. Podría hacer algunas averiguaciones por mi cuenta, los alumnos se lo cuentan todo entre ellos y alguno sabría algo que no querría decirle a un poli; pero yo podría hacerme pasar por una alumna nueva. Una hora más tarde, tras cambiarme de ropa, me fui directa a la cafetería de la universidad para saber algo más.

Dentro había grupos de mesas donde poder almorzar y descansar entre clase y clase. La gente parecía estar en una de las horas de recreo y estaba bastante lleno, por lo que podría tener algo de información con un poquito de suerte. Tomé una de las bandejas para la comida y fui a la zona de buffet como los demás. Luego eché un vistazo por las mesas y vi a un grupo de chicas que hablaban animadamente entre ellas. Me acerqué con decisión y las saludé.

- Hola, ¿os importaría si me siento con vosotras?- dije algo apurada- Acabo de llegar y la verdad es que no conozco a casi nadie aquí.
- Claro, por qué no- dijo una chica gato- Soy Blaze.
- Amy, encantada- dije con la mejor de mis sonrisas.
- Y estas son Rouge y Sally.
- ¡Hola!- dijeron ambas.
- ¿Y qué tal tu primer día?
- Un poco mareada de tantos pasillos- reí- Aunque parece que los profesores son competentes y explican bastante bien.
- ¿En qué clase estás?- preguntó Sally.
- ¿Perdón?
- ¿Qué estás estudiando?
- ¡Ah! Medicina forense- dije nerviosa-, aunque apenas es mi primer día.
- ¿Y ya has tenido clase con Sonic?- indagó Sally.
- Pues sí- dije seria- Es bastante... simpático.
- Siempre me harto de reír en sus clases- dijo Rouge.
- ¡Y es guapísimo!- dijeron Blaze y Sally.
- Parece que tiene fama- dije pegando un bocado a una manzana- Oíd, ¿es cierto lo que dicen?
- ¿Sobre qué?
- Lo de que han aparecido chicas muertas cerca del campus.
Todas se miraron entre sí y bajaron la voz para hacerme una confidencia.
- La verdad es que estamos todas asustadas. Sí, es verdad y eran chicas de esta universidad.
- ¡¿En serio?!- dije poniendo los ojos como platos- ¿Y sospecháis de alguien?
- Siempre hay algún tipo rarito que no se integra, están sentados en esa mesa de allí- dijo señalando con la cabeza Blaze- Parecen mosquitas muertas pero seguro que son todos unos depravados.
- Bueno, no se debe juzgar a nadie por las apariencias...
- ¡Hola, chicas!- dijo una voz conocida que me dio escalofríos- ¿Tenemos alumna nueva?
- Profesor, creo que ya la conoce- dijo riendo Rouge.
Me giré lentamente para quedarme mirándolo a la cara de sorpresa.
- ¡¿Tú?!
- ¡Profesor!- dije saltando de mi asiento- ¡Tengo unas dudas enormes sobre un tema que dio hoy en clase! Necesito que me dé una tutoría... ¡ahora mismo!
- ¿A...ahora?- dijo sorprendido mientras tiraba de él ante la mirada atónita de los demás.
- ¿Quién se ha creído esa que es para llevárselo así?- dijo indignada Blaze.

Lo empujé hacia el ascensor y le di al botón de la planta más alta. Cuando se puso en marcha, apreté el interruptor del stop para detenerlo y me crucé de brazos ante la cara de desconcierto de Sonic.

- ¿Qué crees que haces?-dijo mirándome de arriba abajo- ¿Y por qué vas vestida así?
- Soy detective privado y estaba haciendo mi trabajo.
- ¿Engañar a mis alumnas para sonsacarles la verdad?- dijo frunciendo el ceño- No creo que eso sea muy ético que digamos. Además, ya fueron interrogados muchos de los alumnos de esta facultad y nadie vio nada, ¿por qué crees que vas a tener mejor suerte?
- Porque soy experta también en psicología y sé cómo descubrir la verdad. Además, es mucho más fácil confiar en uno de los tuyos que en la policía. Si fue una fiesta salvaje que se fue de las manos... lo sabré. Sólo tenía que hacer un par de preguntas, hasta que apareciste tú para estropearlo. ¿Por qué tuviste que aparecer?
- No pude evitar sorprenderme al verte vestida así- dijo con una medio sonrisa- Pareces una de mis alumnas realmente. Te sientan bien las falditas cortas, más que esos trajes tan formales.
- Y eso explica el subidón de hormonas de todas las chicas de la facultad- dijo meneando la cabeza- No creas que me importa esa palabrería tuya. Además, es poco ético halagar así a las estudiantes de medicina. ¿Qué pensarán en el claustro?
- Son todas mayores de edad- se encogió de hombros- Y sólo bromeo con ellas.
- Algunas se pueden pensar otra cosa- lo miré de soslayo.
- ¿Y qué crees que pensarán los demás cuando vean que salimos del ascensor tras una larga pausa? ¿No has pensado en ello?
- ¡Mierda!- me sonrojé sin querer- Eso... está fuera de lugar.
- Mejor que te vuelvas antes de que te suceda alguna desgracia- dijo serio- Si me dejaran entrar en el caso, seguramente esto ya habría terminado hace tiempo. Tengo experiencia en medicina forense y podría hallar pruebas que se les escapan a esos incompetentes.
- ¿Te refieres a Shadow?
- Ese es uno de los más zoquetes- dijo riendo- Sólo sabe de la ley del más fuerte, pero hay que usar la cabeza para ponerse en la piel de un asesino.
- Eso no es cosa mía, sino de la policía de Westside.
- Lo sé- dijo mirándome fijamente.
Se acercó hacia mí cubriéndome con su cuerpo.
- ¿Qué... qué haces?
- Darle al interruptor para ponernos en marcha- dijo riendo- No tenemos más de qué hablar.
- ¡Ah, vale!- dije roja.
- Si aún quieres buscar a Silver, te puedo dar la dirección.
- Gracias- contesté con un hilo de voz.
- Eres joven, guapa e inteligente- dijo muy serio antes de salir- Si me hicieras caso deberías volver por donde has venido.

Me quedé estática dentro del ascensor mientras los demás nos miraban boquiabiertos. No pude evitar agachar la mirada ante lo que me había dicho. ¿Y si de verdad esa cosa iba a por mí? ¿Sería capaz Shadow de defenderme del ataque de una bestia que era capaz de desfigurar casi por completo a sus víctimas? Las puertas se cerraron conmigo dentro y descendí hacia otra planta, perdiendo de vista a Sonic que se alejó por el pasillo.

La tarde había vuelto a ponerse tormentosa y miraba la televisión abstraída, hasta que llamaron a la puerta sobresaltándome. Fui a ver quién podía ser a esas horas de la tarde, pues era casi de noche y estaba por bajar a cenar. Cuando abrí la puerta me encontré con Shadow que venía cargado con un paraguas chorreando agua y, en la otra mano, una bolsa de plástico. Estaba desconcertada de verlo allí parado y le hice pasar para que se pusiera más cómodo.

- Perdón por la hora, pero pensé que no te importaría que comiésemos juntos.
- ¿Has pedido comida para llevar?
- Casi siempre lo hago- dijo sacando las cosas encima de una mesa de café frente al televisor.
- Entonces, ¿vives solo?- indagué.
- Comparto piso con un compañero- suspiró-, pero la mayor parte del tiempo lo paso trabajando en la oficina.
- ¿Huele a comida tailandesa?
- Espero que te guste, no sabía...
- ¡Me encanta!- dije cogiendo uno de los recipientes de cartón humeante para olerlo- Voy por unos vasos para la bebida. ¡Huele deliciosa!
Shadow se sentó en el sofá y yo lo hice a su lado cuando tuve todo lo necesario.
- ¿Has averiguado algo?- dijo abriendo su caja de Pad Thai.
- Hum... casi- contesté poniendo los ojos en blanco- Apareció Sonic para fastidiarlo.
- Vaya, ¿qué sucedió?
- Estaba disfrazada de alumna para poder sonsacarles información a los demás chicos del campus y estaban empezando a decirme de quién podían sospechar, cuando apareció en nuestra mesa. Parece que le llamé mucho la atención porque iba en minifalda.
Shadow tosió atragantado y tuvo que beber un largo trago de su bebida.
- ¿Perdón? ¿Se dedica a ligar con las alumnas?
- Él no le da importancia; aunque no sé qué opinarían los padres si lo supieran.
- Te lo dije- dijo enojado- Simplemente es un patán y un engreído.
- Volvió a repetirme que era mejor que me marchara antes de que fuese tarde.
- ¿Otra vez la misma amenaza?- dijo frunciendo el ceño- Tiene que saber algo...
- Yo pensé también lo mismo- cogiendo un rollito de langostino- No es normal que me avise tanto cuando realmente nos acabamos de conocer.
- Ten mucho cuidado con él y contra más lejos mejor. Si hay que interrogarlo, lo haré yo mismo.
- No le tengo miedo- reí- Y tampoco pienso irme hasta saber qué está pasando aquí.
- Pediré que te den un arma por si acaso- dijo volviendo a su caja de tallarines.
- Al menos me dio la dirección de Silver- suspiré- Deberíamos hablar con él para que nos acompañe en la próxima patrulla. Sé que no se lo dices a Sonic porque te cae mal.
- ¡Jajaja! ¡Pues sí!- admitió- Espero que Silver sepa hacer bien su trabajo y no me arrepienta.
- Déjame a mí convencerlo.
- ¿En minifalda?- dijo alzando una ceja.
- Esta vez iré en vaqueros- reí- No quiero más distracciones.

Las horas pasaron rápidas en el reloj del salón y tuvimos que despedirnos hasta el día siguiente. La verdad es que Shadow empezaba a caerme realmente bien y nos habíamos divertido mucho contándonos casos que nos habían sucedido a ambos, a cuál más inverosímil.

Después de cambiarme y ponerme el pijama, me fui a la cama rendida. Estaba muerta de sueño de aquel largo día y me arropé bien, envolviéndome en las mantas como si fuese un rollito de primavera.

En cuanto cerré los ojos caí en un sueño bastante intranquilo. Soñaba que me encontraba de nuevo en la Universidad de Medicina de Westside; aunque los pasillos estaban oscuros y vacíos. Mis pasos resonaban en las paredes y mi respiración se agitaba por saber que no estaba sola. Cuando me giré, vi a Sonic en mitad del amplio corredor con clases a los lados. No sabía de dónde había salido y tampoco por qué estaba tan callado y con la cabeza agachada sobre el pecho. Cuando la levantó, me miró con los ojos entre velados y se fue acercando a mí muy lentamente. No podía moverme, ni gritar. Estaba totalmente aterrada porque estábamos solos en aquella penetrante oscuridad. Se puso justo enfrente de mí y me tomó la cara delicadamente con sus manos, se inclinó poco a poco hacia mi cara y me besó muy despacio. No pude evitar cerrar los ojos y dejarme llevar. Pero, cuando se separó de mí, escuché una risa gutural y siniestra que salía de su garganta. Un haz de luz de luna brilló a través de una de las ventanas del pasillo y se quedó estático. De repente, su cuerpo empezó a temblar convulsivamente y entonces grité de terror al verlo transformarse en un enorme lobo.

Me desperté gritando en medio de la habitación, con el corazón palpitando en mi pecho. Todo había sido un estúpido sueño, seguramente fruto de todas las experiencias vividas durante ese día. Sobre todo me avergonzaba haber soñado con Sonic besándome. ¿Por qué me hacía sentir tan culpable? No era otra de sus tontas alumnas para dejarme seducir por él. Ahora el susto dio paso al enfado, y me levanté para ponerme un rato la televisión. Necesitaba tranquilizarme un poco antes de volver a dormirme.

Pasaron dos largas horas frente al televisor antes de que empezara a cabecear en el sofá. Estaba casi dormida cuando sentí un chirrido en el cristal que daba a una pequeña terraza exterior. Me sobresalté y me puse alerta. Cogí mi paraguas como arma improvisada y retiré la cortina. ¡Dios Santo! ¡Me pareció ver algo de refilón que saltaba desde un tercero abajo! Corriendo, abrí las dobles puertas sólo para creer ver un enorme perro que se ocultaba entre las malezas más allá del parque de enfrente- Sólo es un perro, sólo es un perro, sólo es un perro...-me dije a mí misma entre temblores.

Continuará.

Ir al capítulo 3 

Ojalá les haya gustado este capítulo y nos leemos el próximo domingo sin falta. 

Saludos, Rinoa83.

9 comentarios:

  1. Esa Amy y su camuflaje para pasarse como alumna pero chin!!!! vino Sonic y todo lo arruino jajajaja a mí me intriga algo porque Sonic y Shadow no quieren colaborar juntos en este caso ?que la verdad nada más cuento los días para leer el siguiente capítulo de esta genial historia saludos Esther .

    ResponderEliminar
  2. Qué buen capítulo! Ya espero el siguiente. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Amo este fic, Sonic tiene algo esconde que pasa amy esta en peligro.

    ResponderEliminar
  4. Actuo de la misma manera cuando estoy sola y escucho sonidos raros .___.
    Me alegra que hayas vuelto a escribir tus minifics, espero que lo termines porque amo todas las historias que tengan que ver con Lobos (amo los lobos ♥)En fin, espero lo continues, salu2 :3

    ResponderEliminar
  5. Excelente capitulo, me ha encantado nwn/, tiene mucho suspenso, ya no se sabe de quien sospechar, admiro como narras tus historias, te felicito!! <3
    Saludos Esther

    ResponderEliminar
  6. XD yo esto y como amy cuando estoy sola en casa xD siempro busco un palo xD no puedo esperar al siguiente cap saludos (^.^)/ esther

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, sois muchas que os sentís identificadas con Amy ¡jajaja! Espero que no sea porque os quiere comer el lobo n_n

      Saludos.

      Eliminar
    2. Quisiera que uno me comiera 7w7 -modo pervert activado- xDDDD

      Eliminar
  7. tu historia me intriga mucho *o* esta muy interesante, estoy muy ansiosa que sea domingo para leer el siguiente capitulo :)

    ResponderEliminar