domingo, 23 de octubre de 2016

MINIFIC: Luz de Luna (Capítulo 3)


CAPÍTULO 3

Apenas pude dormir aquella noche tras lo ocurrido en mi habitación. Aún no me lo podía quitar de la cabeza. ¿Qué era aquella cosa? ¿Será que aún estaba medio dormida y creí imaginarlo todo? Pero estaba casi segura de lo que vi, era un monstruo y había arañado los cristales de mi balcón. Casi tuve un ataque de nervios y me dieron ganas de avisar a Shadow, pero no quería parecer una histérica. Así que traté de quedarme despierta toda la noche hasta que finalmente el cansancio pudo conmigo. Por suerte el ataque no se volvió a repetir y me hizo dudar de si había sido real.

Me miré al espejo del baño con desgana, tenía unas ojeras horribles en la cara por no haber podido descansar en condiciones. Lo mejor era darme una ducha para poder despejarme e ir a la universidad para tratar nuevamente de averiguar algo. Además, tenía que hablar con Silver y mañana sería luna llena. No tenía mucho tiempo que perder, por tanto, debía conseguir que nos siguiera en esta loca cacería que se estaba volviendo más extraña por momentos.

Casi ni tuve tiempo de desayunar cuando salí a la carrera para llegar a una de las clases de Sonic. Ese tipo era el mayor sospechoso que teníamos e iba a descubrir por qué deseaba tanto que me alejara del caso. 

Cuando llegué a la facultad todos me miraban de arriba abajo. ¡Dios, aún se acordaban de la escena del día anterior! No pude evitar ruborizarme como si fuese una tonta colegiala y anduve más deprisa para llegar a la siguiente clase. Me senté en una de las filas de más al fondo y esperé hasta que llegase el profesor. Se estaba retrasando un poco pero al fin llegó algo apurado y con cara de cansancio. No sé si era normal en él esta clase de actitud, pues sus alumnos no se quejaban y estaban sacando sus cosas para empezar la asignatura con total normalidad. Yo hice lo mismo y estuve atenta a la mayor parte de sus explicaciones; aunque no es que me apasione volver a la teoría de la medicina forense, prefiero recopilar pruebas para desmentir supuestos fraudes.

- La escena de cualquier crimen constituye una prueba, y el testimonio ofrecido por un investigador de las observaciones y descubrimientos realizados en una escena de crimen alterada, es vitalmente importante para la resolución exitosa de un caso. Por lo general la protección inadecuada de la escena del crimen producirá la contaminación, la pérdida o el desplazamiento innecesario de artículos que constituyen pruebas físicas, y es probable que cada uno de estos hechos rindan inútiles resultados a las pruebas. Por lo tanto, el primer investigador que llega a la escena del crimen se toma automáticamente la seria y crítica responsabilidad de asegurar la escena contra las intrusiones no autorizadas- concluyó Sonic- El trabajo de campo es muy importante en este tipo de situaciones, ya que se nos puede pasar cualquier prueba que pueda ser vital para resolver un caso. Lo que me recuerda los sucesos recientes en el campus- dijo serio- No quiero quitar mérito a nuestro cuerpo de policía, pero son una panda de orangutanes cuando de recopilar pruebas se trata.

La clase se echó a reír y a vitorear a Sonic. No pude evitar rodar los ojos por la incredulidad.

- Por cierto, mañana es luna llena y ya sabéis que los ataques se produjeron durante noches como esa. Y veo muchas chicas guapas en esta clase- dijo sonriendo- Ahora en serio, tened cuidado y si es posible no salgáis solas - tocó la sirena del cambio de clase- Estudiad las lecciones de la veintitrés a la treinta. Y los trabajos sobre la cromatografía de líquidos deberán ser entregados antes de fin de mes. No pienso pasar la mano esta vez.

Un murmullo de descontento resonó por toda la clase y los alumnos empezaron a recoger sus cosas. Yo los imité y vi como el grupito de la cafetería se acercaba a la mesa de Sonic. Se notaba que estaban locas por él pero, sobre todo, Sally y Blaze. Me pregunto qué pasaría si se decantara por alguna de las dos, ¿seguirían siendo tan amigas? ¡Bah! No estaba allí para cotillear sobre los asuntos amorosos del profesor con sus alumnas. De hecho, estaba a punto de marcharse y perdería mi ocasión de interrogarlo.

- ¡Sonic!- grité sin darme cuenta- Perdón, profesor- dije bajando la voz.
- ¿Otra vez tú?- dijo sorprendido mientras bajaba las gradas- Pensé que ya te habrías ido, pero creo que te soy irresistible y no puedes pasar sin verme desde que nos conocimos.
- Más quisieras- dije frunciendo el ceño- No. Sabes de sobra que sigo investigando los casos de esas chicas muertas. No me apetece permanecer en este pueblo y desatender otros casos; pero como los ataques sólo se producen en luna llena... En cuanto averigüe lo que pasa, me marcharé.
- Vas a dejar muchos corazones rotos por aquí.
- ¿Qué? ¿A qué te refieres?- pregunté, mirándolo seria.
Me miró largamente a los ojos y permaneció callado. Luego recogió sus cosas y empezó a salir de la clase para dirigirse a otra. Aquello me había dejado descolocada.
- ¡Eh! ¡Hice una pregunta!- le grité en el pasillo.
- Amy, de verdad, si aprecias la vida, mejor harías en marcharte del pueblo.
- ¡¿Qué?! ¡Otra vez la misma amenaza!- dije enojada- ¿Por qué me lo repites tanto?

Ahora fue el turno de Sonic en mirarme con ojos encendidos, el ceño fruncido y con notable enojo. Me tomó con fuerza de un brazo y me empujó debajo del hueco de las escaleras, perdiéndonos de la vista de los demás alumnos. Parecía fuera de sí y le temblaban las manos, las tenía muy calientes y respiraba agitado. Cerró los ojos para tranquilizarse y pareció calmarse poco a poco. Aquello había sido algo desproporcionado. Se acercó lentamente hacia mí, como en mi sueño, y me tomó la cara con suavidad. Yo estaba temblando de pies a cabeza, aquello no podía ser real. Cerré los ojos esperando sentir sus labios contra los míos y, sin embargo, me susurró algo al oído incomprensible.

- Desde que te conocí no me he podido sacar tu olor de la cabeza- dijo serio- Tu rostro me persigue a todas partes y no quiero perder el control de mis emociones. Quiero protegerte porque siento que he encontrado algo muy valioso para mí. Sé que no lo puedes entender pero sólo hazme caso y márchate antes de mañana. Conozco a la criatura que está atacando a las chicas y puedo resolverlo yo solo. Tú sólo serías una distracción en mi camino.
- Si eso es verdad, deberías hablar con Shadow- dije temblorosa y ruborizada.
- No quiero que la policía se meta en esto- dijo separándose de mí- Ya he dicho que puedo solo.
- Pero están muriendo chicas inocentes. ¡Estamos hablando de un monstruo sanguinario!
- ¡No es un monstruo!- gritó- Lo siento, pero no lo entenderías.
- Me hago una idea.
- ¿Crees que soy yo?- rió- ¡Pues, entonces, arréstame!
- No tengo pruebas- dije seria- Pero no te quitaré los ojos de encima.
- Tal vez sea yo el que no los pueda apartar de ti.
Dijo alejándose con paso rápido y dejándome más confusa que cuando había comenzado la investigación. ¿A qué estaba jugando Sonic? ¿Y qué había sido todo aquello? ¿Él conocía la identidad del asesino y no era capaz de decírselo a la policía? ¿Por qué? 

Suspiré pesadamente para calmar los latidos de mi desbocado corazón y miré hacia el pasillo. Nos habíamos quedado solos y ya todos estaban en sus clases nuevamente. Nadie se había percatado de que estuvimos allí hablando. Salí del hueco de la escalera, aún temblorosa por su contacto y sus palabras misteriosas. Debía tranquilizarme y decidí salir fuera para tomar un poco de aire fresco.

Me senté debajo de un enorme roble que daba una fresca sombra y cerré los ojos para despejar mi mente. Aquello no podía estar pasándome a mí, nunca me había implicado tanto con un sospechoso de homicidio. Porque todo apuntaba a que Sonic era el culpable de aquellas muertes horribles, sus palabras no dejaban lugar a dudas. Me sentía mal, no quería creer que un chico tan inteligente y... guapo pudiera tener la sangre tan fría como para hacer aquellas atrocidades. Pero la mente es tan compleja y no podemos fiarnos de las apariencias. Lo sabía bien, era mi trabajo, el averiguar la verdad por muy cruda que fuera. Sin embargo, no tenía pruebas hasta que trataran de atacar a otra inocente víctima. Eso me recordaba que tenía que hablar sin demora con Silver por si acaso... Mejor dejaba de pensar en esas cosas que me ponían los pelos de punta.

La residencia de Silver estaba dentro del campus, no muy lejos de la universidad. Era un pequeño bloque de edificios donde varios estudiantes podían alquilar las habitaciones durante el periodo lectivo. Se me había hecho bastante tarde al ir primero a mi habitación en la pensión y dormir un rato antes de encontrarme con él. Estaba agotada y no era capaz de pensar con lucidez, así que se me hizo casi de noche cuando fui a verlo.

Se notaba que era fin de semana, pues en algunas habitaciones se escuchaba la música a todo volumen y las risas de muchos estudiantes montando fiesta. Sin embargo, la casera me indicó que Silver estaría en su habitación estudiando. Era un chico ejemplar y muy estudioso. No por nada se había convertido en ayudante del forense en su segundo año de carrera. Seguramente no habría ningún problema en que me acompañase en una ronda de la policía. Llamé a la puerta que me indicaba el número correcto de su habitación; aunque nadie contestaba en un principio, así que tuve que insistir cuando...

- ¡No estoy interesado...!- gritó y me miró- ¿Señorita Amy? ¿Qué hace aquí?
- ¡Lo siento!- dije ruborizada- ¿Molesto?
- No... No, por supuesto que no- dijo con timidez- Pase.

La habitación era bastante caótica, con ropa revuelta encima de la litera y cajas de comida rápida sobre el escritorio donde parecía estar trabajando en un informe o algo. Se quedó parado en medio de la habitación, callado, observándome sin preguntar.

- Creo que te acabo de interrumpir con algo importante, ¿no?
- No es nada- dijo mirando la pantalla- Es un...trabajo sobre células madre.
- Suena interesante- me aclaré la garganta- Verás, Silver, quería pedirte un favor.
- Si puedo ayudar en algo...- dijo indeciso- ¿No será ver otra vez a las víctimas?
- No es eso, pero casi- susurré- Necesito que mañana vengas con nosotros en una patrulla. Todo el mundo sabe que los ataques se produjeron durante las noches de luna llena y sería genial tener un forense por si acaso. Espero que no te importe.
- La verdad es que ya tengo planes para mañana- dijo sonriendo- Además, el indicado para estos casos debería ser el profesor Sonic quien ha estado ayudándonos con las autopsias. Él sabe mejor que nadie sobre el modus operandi del asesino. ¿Por qué no se lo han pedido a él?
- Es una larga historia- suspiré- Pero, por favor, es muy importante para nosotros.
- Lo siento- dijo apenado- Si puedo ayudar en otra cosa...
- De momento, no,- rindiéndome- Gracias de todas formas.
- Si no se le ofrece nada más, tengo que volver al informe.
- Claro, continúa.
- Buenas noches, y tenga cuidado.
- Lo tendré. Adiós.

No me podía creer que había fracasado en convencer a Silver para que nos ayudase. Cuando se lo contase a Shadow seguro que se decepcionaría y no quedaría más remedio que seguir investigando por nuestra cuenta. Bueno, tampoco importaba tanto porque ahora teníamos a un sospechoso entre manos y sólo tendríamos que seguir todos sus movimientos para pillarlo in fraganti. No dejaríamos que asesinara a más inocentes si lo cogíamos a tiempo.

Hasta ese mismo momento no me había dado cuenta de lo solitaria que estaban las calles y la hora tan tarde que era. Mi pulso se aceleró con el recuerdo de la noche anterior y apreté el paso casi inconscientemente. Justo cuando llegaba a la esquina de la pensión donde me estaba quedando, escuché un ruido y me puse en alerta, con el miedo en mis ojos al pensar que la cosa esa había regresado por mí. Me giré lentamente y vi por el rabillo del ojo una silueta a mi espalda. Grité con todo el aire que tenía almacenado en mis pulmones y sentí como me agarraba de los brazos. Forcejeé, apretando los ojos para no ver mi final y entonces escuché su voz- ¡Amy! ¡Tranquila!- abrí un ojo- ¿Shadow?- suspiré de alivio.

- Sí. Estuve llamándote toda la tarde- dijo serio- Estaba preocupado por si te había pasado algo.
- No he mirado el móvil, y me quedé dormida, lo siento- respondí- Además, fui a ver a Silver.
- ¿A estas horas? ¿Y qué dijo?
- Tenemos que apañárnosla sin él. No fui capaz de convencerlo.
- Ya me esperaba algo así- dijo más tranquilo- No te preocupes.
- Pero tengo claras sospechas de quién puede ser el asesino.

Dije al tiempo que le indicaba que hablásemos en privado pues, aunque estaba con Shadow, seguía sintiéndome observada en la distancia. Sin embargo, no le contaría el suceso extraño que viví aquella noche. Ese era mi trabajo y descubriría quién o qué era aquella cosa que vi desde mi ventana.

Continuará.

Ir al capítulo 4 

5 comentarios:

  1. Genial capítulo esto se está poniendo muy,pero muy interesante a esperar el siguiente saludos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, hasta la semana que viene.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Ñay esto es ms misterioso cada vez que genial

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho esta historia por el suspenso que le pones, se pone cada vez mas interesante... saludos Esther.

    ResponderEliminar
  4. Genial. Me has atrapado con la historia y el diseño de la página para estas fechas te quedó super ^_^

    Muchas gracias por tu trabajo.

    ResponderEliminar