domingo, 4 de diciembre de 2016

MINIFIC: Muy blancas navidades (Capítulo 1)


CAPÍTULO 1

Todo estaba muy tranquilo aquella mañana cuando Amy se despertó, desperezándose, y se sentó a la orilla de la cama para levantarse. Sintió el frío de las baldosas en sus pies descalzos y tembló ligeramente. No tenía ningunas ganas de dejar el calor de las mantas; pero había quedado con Cream para hacer las compras de navidad, ya que apenas faltaban unos días para que llegara la tan esperada fecha. Así que se envolvió en una bata de color rosa y abrió las ventanas para dejar entrar los tibios rayos de sol. Amy sonrió al notar el aire frío de la mañana, haciendo que expulsara volutas de humo por la boca.

Un poco más tarde, encendió la televisión de su pequeña salita para tomar algo de desayuno mientras veía las noticias. Parecía que todo andaba con normalidad, ya que últimamente el Dr. Eggman estaba muy tranquilo. Cuando salió la presentadora del tiempo, Amy frunció el ceño, ya que afirmaba que debían estar preparados para las fuertes nevadas que tendrían en los sucesivos días. Aquello sonaba muy extraño, pensó Amy, pues no solía nevar en South Island por ser una isla tropical. Aun así se abrigaría para salir a buscar a su amiga. Después de arreglar un poco su casa, tomó el abrigo que estaba colgado en un perchero cerca de la puerta y se enrolló una bufanda al cuello. 

Cuando salió miró el bonito día que hacía y se encaminó tarareando, contenta por ir de compras. Este era uno de los pasatiempos favoritos de Amy, pero el que más le gustaba era perseguir a Sonic por todo South Island. Siempre corría aventuras emocionantes si estaba cerca de él y ese subidón de adrenalina era un buen aliciente en su vida. No es que esperase que Sonic quisiera salir con ella, pues de eso se había dado cuenta hace mucho tiempo; pero era divertido ver el apuro que pasaba y para ambos era como un juego. Amy suspiró pesadamente y miró hacia el suelo, resignada, no podía hacer otra cosa que soñar despierta con él. De pronto, sintió que alguien la llamaba por su nombre más adelante y saludó con entusiasmo.
- ¡Hola, Amy!- gritó Cream- ¡Buenos días!
- ¡Hola!- sonrió para disimular su pesar- ¿Has esperado mucho por mí?
- No- sacudió las grandes orejas- La verdad es que tuve que ir por algunos recados.
- Espero que hoy no nos encontremos a ninguno de los chicos.
- ¿Ni siquiera al señor Sonic?- la miró perspicaz.
- A él mucho menos- dijo roja- No quiero que se estropee la sorpresa que le voy a dar.
- Así que ya has pensado el regalo que le vas a hacer.
- Bueno... Sonic es un chico bastante especial y he pensado...
- ¿Qué has pensado?- dijo una voz a sus espaldas.
Ambas dieron un bote y se giraron rápidamente. Knuckles salió de detrás de un árbol, se cruzó de brazos, apoyándose sobre él y sonriendo con malicia. Amy lo miró con el ceño fruncido y se encaró con el equidna que le volvió la cara.
- ¡No te atrevas a contarle a Sonic que quiero hacerle un regalo!- le gritó.
- Seguro que se lo espera- mirándola con sorna- Todos los años lo haces.
- ¡Sí, pero este año va a ser especial!
- ¿Por qué?- se incorporó- Además, no eres la única que le hace regalos.
- ¿A qué te refieres?- dijo Amy siendo retenida por Cream que se temía lo peor.
- Ya sabes que Sonic es muy popular entre las chicas- dijo riendo.
- No le hagas caso, Amy- dijo tirando Cream de ella- Sólo lo dice para molestarte.
- Tienes razón- dijo suspirando- ¡Me da lo mismo que tenga admiradoras! ¡Yo soy su novia!
- ¿Otra vez con eso? ¡Bah! Si continúas estando tan ciega al final acabarás sola y amargada.
- ¡¿Qué quieres decir?!- dijo convocando a su martillo.
- ¡Es hora de irme!- salió corriendo entre risas.
- Amy...- dijo Cream apenada- No es cierto que tú...
- Gracias, Cream- dijo con la voz tomada y los ojos brillantes- La verdad es que no me importa... y sé que lo hace para fastidiarme. Además, hace mucho tiempo que renuncié a Sonic.
- Entonces, ¿por qué sigues insistiendo en decir que eres su novia?
- Porque eso es lo que esperaba oír Knuckles- rió- Pero, sabes, me ha dolido que diga que me quedaré sola y amargada. Aún no he conseguido que me guste otro chico aparte de Sonic.
- Bueno, casi todo el tiempo lo pasamos con los chicos y es un poco difícil conocer gente nueva de esa forma. 
- Sí, eso es cierto- dijo más animada.
- ¿Seguimos con nuestras compras?
Amy asintió enérgicamente y caminaron hasta el centro de la isla. El paisaje se volvía mucho más poblado e industrializado mientras se alejaban de las costas. Por fin llegaron a Spring Yard Zone tras tomar un transporte a las afueras de Green Hill.

Ambas hicieron sus compras y se quedaron a almorzar en uno de los locales que había en los grandes almacenes donde se encontraban. La tarde pasó rápidamente y, entre risas, no se dieron cuenta de que ya había anochecido. Tanto Amy como Cream temblaron de frío al salir a la calle llena de gente. Justo en ese momento miraron hacia el cielo sorprendidas. Acababa de ponerse a nevar en el preciso instante en que salían ellas para dirigirse de nuevo a sus casas. - "¡Qué bonito!"- dijo Cream llena de felicidad al ver caer los suaves copos blancos. Sin embargo, Amy estaba realmente preocupada por las noticias de aquella mañana. No le comentó nada a su amiga y sólo le insinuó que debían aligerar el paso antes de que la nieve se acumulase más.

Una vez que llegaron a Green Hill se dieron cuenta que la nieve había alcanzado un nivel considerable, pues les llegaba a la altura de los tobillos y no parecía que fuera a dejar de nevar en breve. Ambas se disponían a despedirse en medio del camino cuando una voz conocida las hizo volverse. Sonic venía corriendo a saludarlas.
- ¡Hey, chicas!- dijo echando vapor por la boca del frío que hacía- ¿Dónde se habían metido?
- Pues...- dijo Amy apurada escondiendo los paquetes- ¡de compras!
- ¡Ah!- dijo éste mirándola con entendimiento- ¡Así que ahí tienen los regalos de navidad!
- ¡No!- dijo roja- ¿Verdad, Cream?
- ¡Cierto! Son...
- Entonces, no importará que les eche un vistazo- rió, tratando de coger uno de los paquetes.
Amy lo esquivó con habilidad y después le pegó con el martillo en la cabeza.
- ¡Vale! ¡Sí! ¡Son vuestros regalos!- dijo enfadada- ¡Vas a estropear la sorpresa!
- Era una broma- frotándose la cabeza dolorida- Por cierto, ¿no os parece que el tiempo está loco? ¡Jamás había visto algo así!
- Sí, yo también lo noté, señor Sonic- dijo Cream temblando de frío- Cada vez es peor.
- Deberías volver a casa ya sin entretenerte- le comentó Amy- Nos veremos mañana.
- Vale- dijo despidiéndose de ellos- ¡Hasta mañana!
Ambos la vieron correr por la colina que subía hasta la casa de la señora Rabbit.
- Será mejor que tú también te vayas a casa, Amy- dijo serio- Cream tenía razón, parece que se aproxima una tormenta.
- Pero... ¡ah!- gritó sorprendida al tomarla Sonic en sus brazos- ¿Qué haces?
- Irás más rápido si yo te llevo- dijo sonriente- Además, mi casa no queda tan lejos de la tuya.
- Gracias- dijo muy ruborizada.
Incluso para Sonic fue una auténtica odisea luchar contra el viento y la nieve que arreciaba en esa parte de la isla. Era algo totalmente anormal y cuando llegaron a casa de Amy, el cielo estaba negro como el carbón, las copas de los árboles se agitaban furiosamente y el viento no les dejaba escuchar siquiera sus voces y tuvieron que gritar por encima del ulular de aquel huracán.
- ¡Sonic!- gritó Amy- ¡Deberías entrar en mi casa y resguardarte!
- ¡No pasa nada!- dijo apurado- ¡Estate tranquila!
- ¡De eso nada!- dijo tirando de él con fuerza para hacerlo pasar al interior, cerrando la puerta con todas sus fuerzas por culpa de la resistencia del aire. Varios copos se metieron dentro de la estancia.
- No creo que vaya a amainar- dijo Sonic mirando por la ventana- Si me quedo aquí...
- Estarás más seguro- sentenció la eriza- Sólo será por esta noche y el sofá es cómodo.
Sonic la miró asombrado.
- Tienes las mejillas rojas y estás temblando- observó Amy- Mañana seguro que habrá pasado la tormenta y podrás volver con seguridad a tu casa. Por favor, no hagas que me preocupe.
- Muy bien- le sonrió- tampoco quiero morir congelado allá fuera.
El corazón de Amy latió con fuerza al saber que Sonic estaría tan cerca de ella esa noche.

Por la mañana, Amy seguía durmiendo apaciblemente, teniendo el mejor de los sueños. Soñaba que era el día de Navidad y estaban todos reunidos en su casa para abrir los regalos. Allí estaba Sonic, tan maravilloso como siempre, con esa sonrisa tan inigualable y que le hacía latir el corazón a mil por hora. Entonces, lentamente se acercaron el uno al otro y se miraron profundamente a los ojos. Sonic también había comprado algo para ella; aunque no lo pudo ver con claridad en el sueño, pero le encantaba. Sonic le indicó que mirase hacia arriba y vio una ramita de muérdago colgando encima de ellos. ¡Oh, Dios! Sonic estaba mirándola intensamente esperando que lo besase- "Oh, Sonic..."- dijo entre sueños.- "Amy"- escuchó su voz con total claridad - ¡Amy!- dijo una vez más zarandeándola. Amy abrió los ojos poco a poco, y se encontró con la cara de Sonic que la miraba medio curioso desde arriba.
- ¡AAAHHH!- gritó la eriza- ¡¿Qué haces en mi habitación?!
- ¡Tranquila!- dijo ruborizado- Ya ha amanecido y no quería irme sin despedirme de ti.
Amy se puso roja intensamente y se cubrió hasta el cuello con las mantas.
- Te agradezco el detalle, pero no me gusta que me espíen mientras duermo.
- Ya...- dijo con una sonrisita- Sobre todo cuando dices mi nombre en voz alta, ¿no?
- Yo... n-no... ¡Esto es el colmo! ¡Una no puede soñar con quién le dé la gana!
- ¡Jajaja!, no te pongas así- dijo sentándose en la cama- No me importa.
- Estoy tan emocionada con que llegue la Navidad, que estaba soñando con los regalos.
- Ya veo.

Sonic se encaminó lentamente hacia la ventana y las abrió de par en par. Había dejado de nevar, pero había una capa de dos metros de altura en la calle. Éste llamó corriendo a Amy para que se acercara a contemplar el paisaje increíble que se veía desde la parte superior de su casa. Cuando miró, se quedó con la boca abierta y algo preocupada. ¿Cómo pensaban salir de allí sí la puerta estaba bloqueada?
- No te preocupes, crearé un camino para que podamos salir.
- ¿Y cómo lo harás?- dijo mirándolo de soslayo- Hay como un cuerpo más de nieve que tú.
- Cavaré un túnel a toda velocidad.
- Pero antes de salir debes abrigarte- yendo a por ropa apropiada- Ponte este abrigo y la bufanda.
- Sabes que no suelo...
- ¿Quieres resfriarte?- dijo enojada- ¡Ya sabemos todos que eres el héroe de Mobius y que no te afecta nada! Sólo quería ser amable contigo.
- Está bien- dijo a regañadientes- Ahora que estoy abrigado, observa.
Amy vio con asombro como se subía a la ventana y saltaba hacia abajo, cayendo en la mullida nieve como si fuese un colchón.
- ¡Amy! ¡Esto es genial! ¡Salta tú también!
- No sé...- dijo indecisa- ¡espera!
Una vez que se cambió, hizo lo mismo que Sonic. Miró hacia abajo a la gruesa capa blanca que estaba por debajo de ella y sintió acelerar su corazón. Cerró los ojos y se dejó caer hacia abajo con un pequeño grito. ¡Aquello había sido genial! Estaba totalmente rodeada de nieve y sintió como una mano tiraba de ella para salir al exterior.
- Una experiencia increíble, ¿cierto?
- Así es- dijo riendo- Mira, ¿ese no es Tails?
Ambos miraron hacia arriba y vieron que el zorro venía volando en su dirección. Cuando se paró al lado de ellos, vieron que llevaba un sobre en las manos. ¿Para quién sería?
- Sonic, menos mal que te he encontrado. Fui a tu casa, pero no estabas.
- ¿Y cómo sabías que estaba con Amy?
- Hablé con Cream esta mañana y me dijo que os vio juntos la última vez.
- ¿Y por qué vienes tan apurado? ¿Y ese sobre? ¿Una admiradora?
- No- dijo resoplando- Es para ti.
- ¿Ah, sí?- tomó el sobre confuso y lo observó- ¡Es de Christmas Island!
- ¿Qué?- dijeron al mismo tiempo Tails y Amy.
- ¿Eso que significa, Sonic?- preguntó Amy con curiosidad.
- Espero que sean buenas noticias.
Sonic leyó atentamente su contenido y frunció el ceño. Ambos se quedaron mirando a su amigo con preocupación. ¿Qué podía ser aquello que estaba leyendo Sonic? ¿Por qué se había quedado tan callado de repente? Los miró a la cara y simplemente dijo:- "Debo marcharme inmediatamente."

CONTINUARÁ

Ir al capítulo 2 

Hola a tod@s:

Espero que les haya gustado el primer capítulo de este nuevo minific con motivo de estas fechas. Publicaré cada domingo, así que espero que no se lo pierdan. Les mando un saludo enorme.

8 comentarios:

  1. Me encanta!! Me a dejado con muchísima intriga. Por que de la isla nativa de Sonic? Quien es? O quienes son????
    Ya quiero leer el próximo capitulo el siguiente Domingo!!!

    ResponderEliminar
  2. Wwweeeeee otro minific sigue! No puedo esperar al domingo bye! Saludos! ^.^/

    ResponderEliminar
  3. que es ESTOOOOOOO
    (OH GOD PORFIN PUEDO COMENTAR, aunque sea casi nadaaaaa)
    sigo leyendo los mangas y gracias por los cap de sonic boom
    ESPERO IMPACIENTE LO SIGUIENTE
    TIAO





    -Ethan: no pude comentar nada TTwTT

    ResponderEliminar
  4. Woooáhahh fic nuevo siii nuedtro regalo adelantado wiii

    ResponderEliminar
  5. Yupiiii!!!!! Un minific!!!! Que lindo el primer capítulo!!!! Ya quiero leer el segundo!!!!
    Sigue así!!! ;)

    ResponderEliminar
  6. Mejor leeré tus minifics cuando ya estén terminadas.
    Si,ya se que al hacer esto,se pierde la intriga,y tendría que tener mucha paciencia,pero valdrá la pena (Creo)

    ResponderEliminar