domingo, 8 de enero de 2017

MINIFIC: Muy blancas navidades (FINAL)


CAPÍTULO FINAL

Sonic se sentía bastante mareado y escuchaba voces en su cabeza, preguntándose quién había encendido aquella radio. Le costaba enfocar la habitación donde se encontraba, hasta que poco a poco las cosas se fueron aclarando en su mente y vio que la que estaba sentada a la orilla de la cama era la propia Amy quien hablaba con alguien sin prestarle atención. Se quedó mirándola un instante, desconcertado por el extraño atuendo que llevaba, pues nunca la había visto con aquellas ropas y maquillada. Trató de incorporarse un poco, pero aún se sentía débil y mareado; aunque al menos captó la atención de los que estaban con él.

- Sonic, ¿ya te has despertado?- preguntó Amy con la preocupación pintada en el rostro- Te has pasado tres horas durmiendo.
- ¿Qué me sucedió?- dijo llevándose una mano a la frente- No recuerdo lo que estaba haciendo.
- Fuimos al laboratorio del Dr. Eggman- intervino Tania- Allí descubrimos que era el causante de las tormentas de nieve en Mobius; aunque eso no es ninguna sorpresa. Y tú te reencontraste con una vieja amiga, Lisette, quien te dio un beso envenenado. Si no fueras por ahí besando a cualquiera...
- ¿Qué?- dijo frunciendo el ceño Sonic- Estás totalmente equivocada, Tania, yo no voy por la vida haciendo esas cosas. Además, ella me besó a mí y ni siquiera le correspondí.
- Bueno, de todas formas Eggman escapó de nuevo cuando se vio acorralado por todos nosotros.
- ¿Y Lisette?
- Huyó cuando Amy la amenazó con su enorme martillo- rió- ¡Eso fue épico!
- ¿Por qué estaban allí? Amy, quedamos en que te quedarías con mis padres para que no te metieras en líos. ¿Por qué no me hiciste caso?
- Fui yo quien la obligó a ir.
- Me lo suponía- suspiró- ¿Dónde está el resto?
- En el salón, ayudando a tu madre con las decoraciones para la fiesta de esta noche.
- Genial- gruñó- En cuanto me levante nos iremos de vuelta...
- Tus amigos prefieren quedarse aquí a pasar las fiestas- dijo Tania- ¿Por qué tanta prisa?
- ¡Sabes muy bien el por qué! ¡Me siguen tratando como si tuviera cinco años!
- ¡Tampoco es que seas muy mayor! ¡Sólo tienes 15 años!
- Chicos...- trató de mediar Amy- Es Navidad y deberían...
Sonic se levantó de la cama de un salto y salió por las puertas de mal humor. Se encaminó a grandes zancadas hasta el salón para avisar a los otros que debían marcharse ya, cuando le dio un vuelco el corazón. ¿Qué era todo aquello?
- Pero, ¿qué...?- se quedó con la boca abierta- ¡Mamá! ¿Qué le ha pasado al techo?
- Colgué algunas ramitas de muérdago.
- ¡¿Algunas?! ¡El techo está plagado! ¡No podríamos dar un paso sin besar a alguien!
- Vamos, Sonic, creemos que necesitas un pequeño empujoncito...- dijo Knuckles.
- Sé lo que pretenden y ya les he dicho que: ¡Amy no es mi novia!- gritó.
- Queda bastante claro- dijo Amy frunciendo el ceño- Si me necesitan, estaré fuera.
- ¡Amy!- exclamó Sonic, intentado retenerla- ¿Ven lo que han conseguido?

Sonic salió detrás de ella para intentar aclarar las cosas. La encontró delante de la puerta, mirando al cielo y muy callada. No sabía cómo comenzar a explicar que, a pesar de todo, la consideraba una buena amiga y que no le era desagradable; pero tampoco quería que nadie le obligara a sentir algo que no sentía. Suspiró pesadamente y abrió la boca para comenzar a hablar, pero fue interrumpido por la eriza que se volvió a él con el semblante serio.
- Puedes ahorrarte las explicaciones- le dijo- Desde hace años desistí en que algún día te fijases en mí. Sin embargo, no creí que te importase tanto lo que opinaran los demás. Al menos pensaba que éramos buenos amigos y que podías pasar de los comentarios de la gente como yo hago.
- Lo siento- dijo apenado- No era mi intención gritar de esa forma.
- ¿Ah, no?
- No. Mi familia siempre está intentando avergonzarme y quiere que me comprometa con alguien, pero eso es complicado. Me gusta mi libertad y creo que ninguna chica sería feliz a mi lado, siempre yendo de aventura en aventura, poniéndome en peligro...
- Tal vez la chica que quiera estar contigo sabe todas esas cosas y por eso desea estar a tu lado. Porque no le importa cuántos peligros haya, ya que siempre estarás ahí para salvarla. Tampoco que vayas de aventuras, porque te seguiría a todas partes.
- ¿Estás hablando de ti?
- Ya no- dijo apenada- Hace tiempo que me di cuenta que te era indiferente.
- Eso no es cierto, Amy.
- ¿No lo es?- lanzó una pequeña risa forzada- Siempre me dejas atrás, haces planes con tus amigos sin contar conmigo, crees que soy más un estorbo que una ayuda...
- Creo que estás sacando las cosas de contexto.
- Seguramente ni siquiera has pensado en hacerme un regalo para esta noche- dijo con las lágrimas a punto de desbordar sus verdes ojos- ¿Me equivoco?
- Yo...
- Lo sabía- dijo abrazándose a sí misma- Siempre haces lo mismo, todos los años...
- ¡Tampoco le regalo a los demás! ¡No soy muy detallista, lo admito!
- ¡Exacto! ¡Sólo piensas en ti mismo sin preocuparte por los sentimientos de los demás!
Sonic sintió esa acusación como un jarro de agua fría. Su corazón empezó a latir con fuerza y le zumbaban los oídos. Se sentía muy enfadado en aquel momento y tenía que huir a toda velocidad si no quería hacer una gran tontería delante de Amy. La chica lo vio alejarse y empezó a llorar desconsoladamente, ya que lo que menos quería era pelearse con Sonic en las vísperas de la Navidad. Éste corrió a través de todo Christmas Island para alejarse lo más posible de la casa de sus padres. No quería admitir que tal vez Amy tuviese razón y fuese un ser egoísta. Fue disminuyendo la velocidad poco a poco hasta ponerse a andar lentamente por entre los árboles que seguían cubiertos por la nieve. Todo el paisaje se veía triste y frío, justo como se encontraba él en aquellos momentos. De repente, sintió unos crujidos a su espalda y se giró cauteloso, mirando a todas partes para averiguar quién andaba por allí. Sin embargo, se relajó al ver que era su propia hermana quien lo había seguido.
- ¿Qué es lo que quieres, Tania?
- ¿Por qué te comportas así con ella?- dijo enfadada- ¿Sabes que la has hecho llorar?
- Amy es fácil a la lágrima- restándole importancia- Estará bien.
- No, no lo está- suspiró- Ella te quiere de verdad.
Sonic permaneció callado y serio.
- Mira, sé que lo más importante para ti siempre fue tu libertad, pero no puedes negar que sientes algo por ella y que va más allá de una simple amistad.
- Eso no es cierto, yo...
- Sonic- sonrió- hablabas en sueños.
- ¿Qué?- dijo sorprendido.
- Amy lo oyó y todos lo oímos.
- ¿Qué? ¿Qué dije?- dijo ruborizado.
- La llamabas entre sueños. Cuando te tomó de la mano, te relajaste, sonreías como si ya nada malo pudiera pasarte. Todos se dieron cuenta que estabas soñando con ella y que la necesitabas a tu lado. ¿Por qué te sigues engañando a ti mismo?
- Porque no me merezco que me quiera en la forma en que lo hace- dijo con la voz tomada- Tiene una fe ciega en mí, siempre dispuesta a ayudar a los demás, es generosa, amable... aunque pierde la paciencia con facilidad- rió- Al principio me parecía una chica molesta, pero con el tiempo he llegado a apreciarla y quererla.
- ¿Y por qué no puedes decírselo?
- ¡Porque tengo miedo!- dijo Sonic apenado- Miedo de que Eggman pueda hacerle algún daño por mi culpa. Si se enterase que es mi debilidad, entonces iría directamente a por ella para tratar de atraerme como pasó cuando nos conocimos. Metal Sonic la secuestró y la retuvieron en Little Planet. Imagina si supiera que es mi novia.
- Lo sé, pero al menos se merece conocer la verdad.
- No sé...- dijo sentándose en una roca cercana- Siempre os he mantenido ocultos en esta isla, me alejé para manteneros a salvo; pero a Amy... ¿dónde la llevaría?
- Entonces, ¿vas a dejar que sufra y piense que la detestas?
- Para vosotros es muy sencillo decir cualquier cosa, pero esperáis que sea un héroe todo el tiempo y estoy sometido a una gran presión. Si me declarase a ella sería mucho peor, pues cualquiera podría hacerle daño para herirme a mí. ¿Tan complicado es de entender?
- Lo siento- dijo seria- Sigo pensando que no es justo para ambos mantener en secreto que se quieren mutuamente. Sonic, jamás te has dado la oportunidad de vivir tu vida y siempre estás pendiente del mundo y de los demás. Sin embargo, llegará un día en el que te hagas mayor y verás que perdiste al amor de tu vida. Amy no te va a esperar eternamente y está perdiendo las esperanzas en ti. ¿Quieres que se arroje a los brazos de otro? ¿Serías feliz viéndola casarse y siendo la madre de unos hijos que no serán los tuyos? ¿Realmente quieres eso?
- ¡Claro que no!- gritó- ¡¿Crees que no lo sé?!
- ¡Entonces lucha! ¡Ella no es la chica débil que tuviste que salvar en Little Planet! Ha crecido y se ha vuelto una eriza independiente, segura de sí misma, luchadora. 
Sonic la miró sorprendido. Tenía razón, Amy había cambiado mucho en todos esos años y ya no era la damisela en apuros que conoció siendo apenas un niño.
- Regresa conmigo, por favor- dijo Tania mostrando su mano para que la tomase.

Sonrió y la tomó para levantarse de la piedra donde permanecía sentado. Era hora de afrontar los miedos y decirle a Amy todo lo que estaba sintiendo por ella. Si lo ocultaba por más tiempo después sería tarde para arrepentirse. Sin embargo, no era hora de regresar todavía. Aún tenía que hacer algo antes de presentarse delante de Amy y de los demás. Le dijo a su hermana que se adelantara y que no se preocupase por él, pues iría más tarde a reunirse con su familia. Al principio se quedó confusa y un poco intranquila, pero confiaba en la palabra de su hermano y decidió hacerle caso por una vez. Vio como éste se alejaba a toda velocidad por los caminos nevados y ella decidió volver a su casa para saber cómo andaba todo. Cuando llegó, se encontró con que Amy permanecía en el sofá del salón junto a su madre. Al menos no había decidido marcharse todavía.

- No te preocupes más por él- dijo sentándose a su lado- Estoy segura que volverá.
- ¿Has ido a buscarle?- dijo en un susurro- No deberías haberte molestado. Seguro que se ha enfadado más aún por decirle lo que tiene que hacer.
- Amy, me han dicho que eres una gran cocinera- dijo Brenda- ¿Y si me ayudan las dos a preparar la cena de esta noche?
- ¡Una excelente idea, mamá! ¡Vamos, Amy!- tirando de ella para que se incorporara.
- ¿Podemos ayudar en algo nosotros también?- dijo Tails.
- Será mejor que os quedéis con Pauly. Seguro que os cuenta sus muchos viajes- dijo la madre de Sonic- Os agradezco toda la ayuda que me habéis prestado, ya que Sonic... Bueno, él no es muy dado a las fiestas en familia.
- Ha sido un placer- contestó Tails alegremente- Si nos necesita, estaremos con su esposo.
- Gracias, Tails.
Las tres vieron como se alejaba y se metieron juntas a la cocina. Amy suspiraba aún por cómo había acabado las cosas con Sonic y sentía la necesidad de estar sola. Sin embargo, pronto se olvidó de todo al estar con Brenda y Tania. Ambas eran muy divertidas y se desvivían por hacerla sonreír. Si ella tuviera una familia así jamás los abandonaría. Aún no se explicaba por qué Sonic tenía que ser tan desconsiderado con aquellas personas que le daban tanto amor y cariño. Aunque siempre estaba salvando el mundo, ¿realmente le importaba alguien o sólo lo hacía para que lo reconocieran o lo aclamaran las masas? No pudo evitar fruncir el ceño y remover el contenido de un cazo con energía para evitar pensar más en el erizo, no valía la pena ni uno más de sus pensamientos por él.
La noche cayó sobre Christmas Island y las casas del pueblo empezaron a encender las luces de sus hogares. La gente cantaba animada villancicos y cenaban en familia, pero Sonic aún no había regresado y Tania se estaba empezando a preocupar por él. ¿Dónde podía haberse metido su hermano a esas horas de la noche y con aquel frío que aún corría por toda la nieve acumulada? Su madre la tomó por los hombros y le indicó que se metiera dentro de la casa con un movimiento negativo de cabeza. No podían obligarlo a que cambiase de forma de ser y prefería dejarlo a su aire, comer con los amigos de su hijo y celebrar la Navidad todos juntos. Amy también miró apenada a la lejanía esperando internamente verlo aparecer, pero estaba claro que prefería estar solo o... con Lisette. Se le hizo un nudo en la garganta y se obligó a sí misma a meterse dentro de la casa para tratar de poner la mejor cara posible y cenar con la familia de Sonic. A pesar de todo, el ambiente era muy agradable y parecían muy felices por tenerlos reunidos allí. Entonces, Amy se dio cuenta de algo- ¡Nos hemos olvidado de Cream y Vanilla!- dijo en voz alta sobresaltada. Los chicos se miraron entre ellos. Era cierto, le habían prometido a la conejita volver cuanto antes para poder celebrar las fiestas con ambas. Sin embargo, Shadow se levantó lentamente del sofá donde estaba sentado y se dirigió hacia Amy, le puso una mano sobre el hombro, sorprendiéndola y le sonrió misteriosamente. Acto seguido, el erizo desapareció en un flash para reaparecer al cabo de los pocos minutos acompañado por Cream, Cheese y Vanilla quienes estaban desconcertadas, sin saber lo que había pasado.
- ¡Shadow! ¡Gracias!- dijo emocionada Amy.
- No hay de qué- dijo serio- Considéralo un regalo de navidad.
- Amy, ¿dónde...?- dijo Vanilla.
- Hola- dijo Brenda- Soy la madre de Sonic. Sean bienvenidas a nuestra hogar.
- ¿Qué? Encantada- dijo la señora Rabbit- Pero, no sé qué pasó.
- Mamá, el señor Shadow utilizó su Control Caos, ¿no es así?
Éste asintió, sonriéndole de lado.
- Ahora que estamos todos juntos...
- ¿En serio iban a empezar sin mí?- dijo la voz de Sonic sorprendiendo a todos- Creí que les importaba algo más. Bueno, tampoco es que me haya portado como un buen hijo.
- Sonic- dijo su madre abrazándolo- Pensaba que no querías estar con nosotros.
- Lo siento- contestó devolviéndoselo-, pero tenía que hacer algo importante.
- ¿Y esas flores? Esas son...- dijo sorprendida- ¡Es muy peligroso ir hasta ese volcán!
- Pero merecen la pena- dijo apenado-, por la persona que más me importa.
Todos se quedaron expectantes, mirándolo fijamente y serios.
- Yo...- comenzó con nerviosismo- sé que no he sido totalmente sincero todos estos años y que no me merezco ser tan querido por todos ustedes, pero en especial por ti... Amy.
- ¿Yo?- dijo asombrada- ¡¿Qué dices?!
- Estas flores crecen raramente en esta isla y son difíciles de encontrar, por eso se las considera un presente que demuestra hasta donde llega el amor que sientes hacia otra persona. Por favor, acéptalas.
- ¿Es... mi regalo de navidad?- dijo con las lágrimas saltadas- ¡Oh, Sonic!
Amy salió impelida hacia los brazos de éste y se abrazó con todas sus fuerzas. La familia del erizo veía encantada la tierna escena que se mostraba ante sus ojos. Por fin alguien había conseguido derribar la gran barrera que Sonic se había impuesto en su corazón.
- ¡Será mejor que los demás comencemos con la cena!- dijo Pauly- ¡No quiero que se enfríe!

Sin embargo, Amy y Sonic salieron al exterior para tener mayor intimidad. Ambos se quedaron callados y algo nerviosos al haber confesado sus mutuos sentimientos. Sonic la miró nuevamente y le sonrió con dulzura. Estaba maravillosa bajo la luz de la luna y las estrellas. Se la veía más madura que nunca y, sobre todo, hermosa con aquel sonrojo.
- Te quiero, Amy.
- Lo sabía desde hacía muchísimo tiempo- dijo sonriente- Pero, sabes, no quería quitarte tu libertad porque sé que es lo más importante para ti. Así que, de ahora en adelante, te esperaré y sólo te seguiré si tú me lo pides. 
- ¿Me lo prometes?- dijo riendo- ¿Cómo esta mañana?
- ¡Fue tu hermana! Pero... sí.
Ambos se quedaron mirando a los ojos, y poco a poco se fueron inclinando hasta que rozaron sus labios con un tímido beso. Aquello era lo más maravilloso que habían sentido nunca y se separaron a duras penas; pero era momento de volver con los demás para continuar la fiesta. Fue una noche mágica para todos, en especial para dos erizos que sentían cómo sus corazones latían al unísono desde ahora y para siempre.

FIN
Espero que les haya gustado el minific y lo siento por actualizar un fin de semana después de las fiestas, pero la familia y las compras lo ocupan todo. Nos leemos muy pronto, seguro.
Saludos, Rinoa83.

8 comentarios:

  1. Ohhhh primer comentario*w*
    La verdad que me gusto mucho el mini fic Esther, espero que puedas seguir escribiendo mas sin que te copien por ahi. Te admiro por ser tan buena escritora ♥
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, aunque dudo mucho que eso no vaya a suceder. Por desgracia Internet está lleno de gente que se adueña de lo ajeno.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Me voy muriendo... fue hasta un volcán para conseguir las flores
    -Ethan: que mas, así es el amor.... Cya

    ResponderEliminar
  3. aaawwww *w* qu hermoso final
    y excelente la parte de sonic que discutes con tania en el bosque *w*

    ResponderEliminar
  4. Hay pero que lindo!!! ❤
    Me encanto 😍 sin duda eres una de las mejores escritoras del SonAmy ❤💙

    Saludo! 😀

    ResponderEliminar