martes, 14 de febrero de 2017

ONESHOT: Nuestra cita ideal.


Fanart: SonicWind-01

NUESTRA CITA IDEAL

Había sido una jornada dura para los chicos después de bloquear otro de los ataques del Dr. Eggman al pequeño pueblo donde vivían; aunque tenían que reconocer que si no fuera por los constantes intentos del científico por conquistarlos sus vidas serían realmente aburridas, casi nada pasaba en aquella isla idílica rodeada de amplias selvas, volcanes y glaciares. Sin embargo, se acercaba una fecha muy especial para las chicas y temida para los chicos. Sí, aquí también era tradición celebrar entre las parejas el día de los enamorados. No obstante, jamás se había tomado tan en serio como aquella vez y decidieron hacer algo especial para las parejas y, de paso, para los solteros. Era la comidilla entre las chicas que pronto habría un baile en la residencia del alcalde Fink y todas soñaban con que las invitase algún chico, especialmente si era el que les gustaba. Una de las que suspiraba por ese tipo de cosas era Amy quien deseaba con todas su fuerzas ir, pero parecía que cierto erizo no estaba por la labor...

- En serio, no sé qué les pasa a las chicas últimamente- dijo Sonic mientras pegaba bocados a su Meh Burguesa- Cada vez que paso por al lado de alguna, empieza a reírse bobamente. ¡Puf!

Knuckles y Tails se miraron a la cara con preocupación. No es que les sorprendiera que su mejor amigo fuese tan despistado y no estuviese al tanto de las últimas noticias, sino que Amy lo estaba mirando con el ceño fruncido claramente molesta. Se habían dado cuenta que la chica sentía algo más que una simple amistad por su compañero de equipo, y ambos pensaron que estaría deseosa de que le pidiese ir al baile. Sin embargo, era más prudente no meterse entre ellos dos.

- Y... ¿se han acercado muchas a ti últimamente?- tamborileó sobre la mesa Amy, ansiosa por conocer la respuesta- ¿Alguna en especial?
- Como siempre.- dijo encogiéndose de hombros- Sólo que me fruncen el ceño y se dan la media vuelta. No sé qué es lo que esperan que les diga. Por cierto, hablando de chicas, ¿dónde está Sticks?
- Enferma- dijo Amy riendo- Al menos eso dice ella.
- ¿Y no lo está?- preguntó curioso.
- Tiene "alergia" a esta época del año.
- Sí- comentó Knuckles- las flores tempranas a mí me producen una urticaria en...
- ¡Por favor, Knuckles, que estamos comiendo!- dijo Amy asqueada.
- En fin, he terminado- dijo Sonic levantándose- Iré un rato a dormir la siesta. 
- Esto... ¿Amy?- indagó Tails- ¿Ya tienes pareja para esta noche?
- No- suspiró pesadamente- Esperaba que Sonic se dignase a invitarme, pero...
- Ni siquiera creo que lo sepa- dijo el zorro- ¿Y qué me dices de otros chicos?
- ¡Arg! Sólo he tenido dos invitaciones y ni soñando.
- ¿Quiénes eran?- preguntó Knuckles curioso. 
- Se van a reír- dijo molesta.
- ¡Claro que no! ¡Somos tus amigos!- dijo Tails animándola.
- Estoy entre Dave y Fastidious.

Las risas de ambos se dejaron oír por toda Bygone Island. Amy estaba que echaba humo por la nariz, mientras hacía intentos de no convocar a su martillo para machacarles el cráneo. Aquello ya era bastante humillante y tendría que pasar la velada en casa de Sticks como una solterona, mientras las demás chicas del pueblo lucían hermosos trajes de fiesta y bailaban con sus parejas. Tampoco iba a aceptar la invitación de aquellos dos, antes muerta que verla aparecer con un tipo que le llegaba por la cintura o a Dave... Le daban escalofríos nada más de pensar lo que dirían las demás chicas. La única opción que le quedaba era suplicarle a Sonic que la llevase, si aún no se lo había pedido ninguna; pero se moría de la vergüenza y más al tener que mirarlo a la cara porque estaban en el mismo grupo de amigos. Así que decidió irse a su casa y comer bombones ante la televisión. Con suerte, echarían alguna película de terror que no le recordase que aquel era el día del amor.

Por su parte, Sonic estaba echado sobre una de las tumbonas a la puerta de su casa. Disfrutaba de la tarde cálida a la orilla de aquel gran mar impresionante que estaba ante su choza, cuando una bocina lo hizo despertar de su agradable sueño. Leroy venía algo acalorado repartiendo el correo y parecía que traía bastante peso. Se levantó para recibirlo y saludó alegremente a la tortuga.

- ¿Algo interesante hoy?- preguntó Sonic al ver el enorme saco.
- Algunas cartas para ti- dijo tirando de él- Como unas veinte.
- ¡Wow! Este año se han esmerado- dijo tomando todos los paquetes.
- No me pagan lo suficiente para esto- se quejó Leroy volviendo a montar en su carro de reparto.
- Adiós, amigo.

Sonic se sentó y empezó a abrir todos los regalos de sus admiradoras. Le hacía bastante gracia que las chicas se molestasen tanto en querer colmarlo de regalos y, sin embargo, luego no se atrevían siquiera a hablar una conversación normal con él. Lily, Rose, Perci, Stacy, Emily... todas de las mismas chicas de siempre. Se tumbó otra vez sin echar mucha cuenta al correo, pues no había recibido nada de la que de verdad le importaba. Cerró los ojos y sonrió al ver su cara al recordarla.- Bueno, Sonic, al menos no te van a faltar los dulces por varios meses- se dijo comiendo una de las galletas que le habían regalado. Miró hacia abajo y vio que, además del correo, habían traído el periódico y empezó a hojearlo sin mucho interés. Sin embargo, había un anuncio que captó su atención y su corazón dio un enorme vuelco de emoción. Tenía que ir corriendo a ver a Tails. El zorro se encontraba fuera de su taller, intentando poner a punto su querido avión el Tornado. Sonic se acercó veloz a su amigo y lo saludó emocionado por las noticias que le traía. Tails no pudo más que sonreír y preguntarle qué era eso que parecía emocionarle tanto. Y entonces le enseñó el periódico, dejándolo con la boca abierta y sin saber qué decir.

- ¡Hoy se estrena Palomas Espaciales III!- dijo con emoción Sonic- ¡No nos lo podemos perder!
- Verás- tosió apurado- Es que esta noche precisamente tenía... otros planes.
- ¿Ah, sí?- dijo alzando una ceja- ¿Cómo qué?
- Yo, yo...- se ruborizó intensamente- ¡Tengo que tener a punto el Tornado! ¡Nunca se sabe cuándo va a atacar Eggman! Así que... ¿por qué no se lo dices, no sé, a Amy?
- ¿A-a Amy?- dijo nervioso- Bueno, esa es una opción. Pero primero le preguntaré a Knuckles si es que quiere venir con nosotros, sé que le gustan mucho esa clase de películas y se atiborra de palomitas.
- No creo que...
- ¡Hasta luego!
- ...quiera ir contigo- suspiró- Odio cuando me deja en mitad de una frase.

El erizo salió corriendo a toda velocidad hacia el lugar favorito de Knuckles, donde se entrenaba duramente para desarrollar sus admirados músculos. Para su sorpresa, no lo veía por ningún lado y era la hora de su entrenamiento diario de cinco horas. Aquello era bastante extraño y pensó que tal vez se encontrara en lo que llamaba su hogar. Se paró delante de aquella cueva enorme que había habilitado como casa y se quedó escuchando desde fuera. ¿Estaba cantando? A Sonic le dio un repelús y entró dentro. La verdad es que era bastante fresca y confortable para tratarse de algo tan rústico. Lo vio arreglándose y olisqueó el aire.

- ¿Qué es ese olor tan penetrante?- dijo Sonic tapándose la nariz.
- ¡Oh! Es mi nueva colonia- dijo riendo bobamente- Eau D'Cochón, El Gorrino Alegre.
- No, sí ya...- dijo poniendo la mejor cara posible- ¿Y es que sales a alguna parte hoy?
- ¡Tengo una cita esta noche!
- ¡¿Tú, una cita?! ¡Vaya!- dijo sorprendido- Pero seguro que cambias de idea al decirte los nuevos planes que tengo para ti. ¡Van a estrenar Palomas Espaciales III!
- ¡¿En serio?!- dijo emocionado- ¡Auch! Lo siento, tío.
- ¿Qué sucede?
- Ya prometí que nos veríamos esta noche- gruñó- ¿Por qué no lo dejamos para mañana?
- No, no... Está bien- dijo frunciendo el ceño- Está claro que os comportáis todos de forma extraña esta tarde.

Estaba tan disgustado que ni siquiera le dio tiempo a replicar al equidna. Estaba claro que el día de San Valentín se les había subido a la cabeza y no les importaba nada más que ellos. En fin, la única opción que le quedaba era Amy, ya que Sticks parecía estar enferma realmente y ni siquiera le había abierto la puerta de su casa. Es más, le había gritado histérica algo incoherente y había salido huyendo despavorido de allí. Se detuvo ante la puerta de la eriza y empezó a sentir cómo el corazón le bombeaba con fuerza. Siempre se tenía que hacer el indiferente y cada vez le costaba más estar con ella a solas. Cuando lo miraba a los ojos, o intercambiaban bromas sobre el olor corporal de Eggman, siempre hacía que su pulso se acelerase en sus venas. Era una chica realmente única, no como las otras que sólo sonreían tontamente o coqueteaban esperando a que les guiñase un ojo para suspirar por él. Esas cosas le divertían, pero no le hacían sentir tan especial como cuando compartían el almuerzo en la plaza del pueblo, o caminaban por la playa hablando simplemente de cosas triviales. Se armó de valor una vez más y se atusó las púas hacia atrás antes de llamar a la puerta. Casi al instante abrió Amy con cara de apuro y dijo:- Te lo agradezco, pero no pienso ir contigo a...- Abrió los ojos con sorpresa y le pegó un portazo en plena cara. Sonic se había quedado estático, con el puño en alto hasta que la chica abrió otra vez la puerta.

- ¡Lo siento!- dijo roja- Creí que eras... No importa.
- ¿Quién creías que era?- dijo sintiendo algo extraño en su interior.
- De verdad, dejémoslo- dijo sonriendo- ¿Qué es lo que querías?
- B-bueno, esta noche hay... Y, entonces, no sé si querrías que fuésemos al...
- ¡Sí! ¡Sí!- gritó emocionada- ¡Estaba deseando que me lo pidieras!
- Vaya- dijo sonriendo- ¿Tú también lo has leído en el periódico?
- ¡Sí! ¡Y no me lo podía creer! ¡Estaba tan emocionada!
- ¡Genial! Entonces, ¿te veo esta noche?
- ¡Por supuesto!
- Pasaré a buscarte sobre las nueve. ¿Te parece buena hora?
- ¡Claro! Ya quiero que llegue la noche.

Amy cerró de un portazo y Sonic sonrió al escuchar el grito de júbilo que emitió la eriza desde dentro de la casa. No sabía que fuera tan fan de las películas de ciencia ficción. Si lo hubiese sabido antes, no tendría que haber molestado a los señores-muy-ocupados. Las horas pasaron volando en el reloj y Sonic volvió para recoger a su acompañante. Cuando ésta abrió, se le cayó la boca hasta el suelo. Amy estaba radiante, nunca en su vida la había visto tan arreglada y no supo qué decir en aquellos momentos. Tenía un gran nudo en la garganta y lo único que pudo hacer fue silbar- Estás... increíble- ¡Oh, Dios! ¿Eso había salido de su boca? ¡Qué no cunda el pánico! Al parecer había acertado con el cumplido y Amy sonrió ampliamente, al tiempo que cerraba la puerta de su casa para marcharse con él. La eriza camino a su lado en silencio, esperando que le dijera algo más; pero Sonic iba absorto en sus pensamientos y andaba desgarbado como siempre, ni siquiera se había arreglado para la ocasión. Pero fue justo al pasar por el centro del pueblo que ocurrió lo inevitable. Sonic se quedó asombrado de ver venir a sus dos mejores amigos muy bien acompañados.

- ¡Hey, Sonic!- dijo Tails tomado del brazo de Zoey- ¡Al final te decidiste!
- ¡Ah, sí!- dijo apurado- ¡Amy estaba encantada de venir!
- Vaya, hubiese sido genial que vinieras con mi hermana- dijo Perci-, pero Knuckles nos lo pidió primero. Aunque aún estás a tiempo...
- ¿Qué?- preguntó sin comprender nada- ¿A qué se están refiriendo, chicos?
- Al baile de esta noche en casa del alcalde- contestó Zoey- Todos los chicos han invitado a las chicas del pueblo para celebrar el día de San Valentín. El alcalde quería imponer esta nueva tradición para que pudiésemos disfrutar de esta fiesta.
- Entonces, ¿dónde se supone que vais vosotros dos?- indagó Stacy- Amy parece sorprendida.
- Pues al cine- dijo Sonic- Hoy estrenan Palomas Espaciales III.
- Así que, ¿no vamos al baile?- dijo con voz apenada.
- ¡Puf! Aunque lo hubiese sabido, jamás te pediría que...
- ¡Sonic!- dijo con enfado Tails- ¡¿Cómo puedes ser tan insensible?!
- ¡Sí!- gruñó Knuckles- ¡La pobre había estado esperando a que tú se lo pidieras!
- Había rechazado a dos- dijo Tails- Deberías pedirle perdón.
- ¡No tengo por qué pedirle perdón!- miró a su alrededor- ¿Dónde está Amy?
- Se marchó hace un momento- dijo Zoey indignada- ¡No me extraña!
- Mejor que disfrutéis de vuestro estúpido baile- dijo con enfado Sonic- Iré a buscarla.

Todos se quedaron sorprendidos ante la contestación del erizo que salió a toda velocidad. Estaba seguro que encontraría a Amy sola en su lugar de aislamiento. Había una torre de agua que daba suministro al pueblo y desde donde se podía contemplar la villa y sus alrededores. La vista era magnífica desde allí, así que seguramente se encontrase contemplando el paisaje para calmar sus nervios. Cuando llegó no se había equivocado. Allí estaba con las rodillas dobladas debajo del vestido, con la cabeza apoyada sobre ellas y rodeándose las piernas con los brazos. Estaba realmente deprimida por cómo le había roto las ilusiones. Sonic carraspeó para hacerse notar y ésta le volvió la cara indignada por su descaro y venir a reírse todavía más de ella. Sonic avanzó hasta situarse a su lado y se sentó. La luna ya estaba alta cuando se quedaron solos y en silencio. Tenía que ser él el que diera el primer paso y pedirle disculpas.

- Oye, Amy, lo siento- dijo casi en un susurro- No quise decir...
- ¿Puedo hacerte una pregunta?- limpiando las lágrimas de sus verdes ojos.
- Claro.
- ¿Por qué has dicho que... jamás me hubieras pedido ir contigo al baile?
Sonic suspiró y miró al frente para armarse de valor.
- No creo que esa sea mi cita ideal, ¿sabes?
- ¿Cómo?- contestó mirándolo sorprendida.
- ¿Por qué tendría que demostrar ante los demás lo que siento por ti? ¿Acaso me haría mejor persona vestirme elegante, bailar y comer canapés dejando de ser yo mismo? A mí no me van esa clase de cosas. Me gusta pasear por la playa, comer comida basura, ir al cine y compartir lo que realmente me gusta con la persona con quien quiero estar. Pero si quieres...
- No- sonrió más tranquila- Además, pensándolo mejor, no quiero compartirte.
- ¿Qué?- ahora el sorprendido era él.
- Si la gente está en esa fiesta, entonces tenemos la sala de cine para nosotros solos.
- ¡Jajaja! Podremos comentar la película como si estuviéramos en el salón de tu casa.
- ¡Claro!- dijo riendo a su vez- Gracias, Sonic.
- ¿Por qué?
- Por pedirme salir al cine esta noche- dijo mirándolo a los ojos- Al fin y al cabo, sigue siendo una cita. Perdóname por ser tan materialista.
- No importa, boba- dijo abrazándola- Vamos o nos perderemos el pase.

Eran casi las doce de la noche cuando salieron de la sala y pasaron por enfrente de la casa del alcalde. Las luces aún seguían encendidas y se preguntaron si todavía estarían de fiesta en aquel momento. La curiosidad hizo que se acercasen y lo que vieron los dejó helados. Eggman había irrumpido en la fiesta y los estaba atacando con un nuevo robot. Éste reía ante su genialidad y cómo de irónico era que los hubiese cogido a todos distraídos. Por suerte, no se había percatado de que Sonic y Amy no estaban entre los invitados a la fiesta.

- ¿Cómo puede ser tan cruel y destruir el sueño de todas esas parejas?
- Amy, estamos hablando de Huevo Podrido.
- Cierto- dijo convocando su martillo- Entramos a la de tres.
- Las damas primero.

Ambos entraron a través de una de las ventanas, con tan mala suerte que Amy se pisó el vestido y sintió cómo se le doblaba el pie, lastimándose el tobillo. Sonic no se percató de ello y empezó a esquivar las flechas que lanzaba el nuevo robot de Eggman. Una especie de querubín horrible que pretendía ser una ironía por el día de San Valentín. Los chicos a su vez consiguieron librarse y ayudarlo, mientras que la eriza trataba de ponerse en pie aunque muerta de dolor. Ante el asombro de algunas, rasgó la falda del vestido para poder moverse mejor. Lanzó con todas sus fuerzas el martillo hacia aquella horrible máquina y consiguió eliminarlo. Y, como siempre, el doctor los amenazó con volver en otra ocasión. La gente volvió a aplaudir a su querido héroe Sonic y se vio rodeado por la multitud. Amy se sentó en una silla cercana esperando que se acordase de ella, aunque parecía encantado con sus fans. Así era él, no podía cambiarlo.

- Amy, ¿te encuentras bien?- preguntó Tails acercándose a ella preocupado- ¿Dónde estuviste?
- Con Sonic en el cine- dijo despreocupada- La verdad es que fue bastante entretenida la velada.
- Me alegro que todo haya acabado bien entre ustedes- sonrió- Nos enfadamos con él.
- Ya me pidió disculpas, tranquilos.
- Hablando del rey...
- ¡Hey, Ames! ¿Quiéres que bailemos?
- No. Iré a casa y descansaré- dijo al tiempo que trataba de ponerse en pie- Divertíos.
- ¿Por qué cojeas?- preguntaron a la vez Sonic y Tails.
- No es nada- dijo aguantando el dolor- Un pequeño accidente.
- Pues entonces- dijo Sonic tomándola en brazos ante la sorpresa de todos- insisto en acompañarte.
- Sonic- dijo avergonzada-, creo que puedo andar.
- Pero esta noche soy sólo para ti, ¿recuerdas?- dijo guiñándole un ojo y haciéndole arder la cara.
- Vámonos, por favor.
Sonic se echó a correr como le había pedido pero, en vez de ir hasta la casa de Amy, se desvió de camino a su choza. La eriza estaba desconcertada al ver que no la llevaba directamente a su hogar y se le quedó mirando extrañada. Pronto descubrió que el erizo tenía otros planes para ella.
- ¿Qué hacemos aquí?
- Pronto va a amanecer- dijo sonriendo- ¡Y qué mejor forma de continuar nuestra cita!
- Querrás decir terminarla- sonrió Amy.
- No- dijo rodeándola con los brazos- porque quiero estar contigo hoy, mañana, pasado... y así hasta que te canses de mí. Aunque espero que eso no suceda jamás.
- ¿Estás hablando en serio?
- ¿Tú qué crees?
Ambos rieron y vieron aquel hermoso amanecer de, tal vez, muchos por venir.




6 comentarios:

  1. sonic: Hoy se estrena Palomas Espaciales III

    yo en ese instante : *face palm* ¿es en serio sonic?, ¿es en serio?


    ejem pero me gusto bastante este fic uno muy lindo :3

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay que lindo! Me ha encantado!! Un estupendo fic para un día tan especial como hoy jiji

    Que pases un feliz día de San Valentin ��
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. debo admitir que sonic es bastante aammm...que alabra diria despistado en cosas del amor
    pero me facino el fic *w* un romance sutil y encantador que romantico aaawww

    ResponderEliminar
  4. Qué bonita historia que hayan tenido un bonito San Valentín .

    ResponderEliminar
  5. Hasta ahora, el mejor One-shot de Sonic Boom que he leído ^w^, capta muy bien a los personajes.
    PD: Feliz San Valentín ultra-mega atrasado :'v

    ResponderEliminar