jueves, 8 de febrero de 2018

Tradiciones: Kodomo No Hi (Día del Niño)



Como pudisteis leer anteriormente, los japoneses tienen muchos ritos para bendecir y purificar a sus hijos a lo largo de su infancia para que crezcan fuertes y sanos. En el caso de las niñas ya vimos que tienen una celebración especial denominada Hinamatsuri o Festival de las muñecas. Pero los niños también celebran la suya propia cada 5 de Mayo en Japón, y se la conoce con el nombre de Kodomo No Hi (こどもの日) o Día de los Niños. También se la conocía anterior a 1948, cuando el gobierno japonés la declaró fiesta nacional, con el nombre de Tango no Sekku. Es una de las celebraciones de la Semana Dorada japonesa.

Dentro de esta celebración hay muchas tradiciones peculiares como la de izar un tipo de cometas denominadas Koinobori. Estas cometas son carpas que representan a la familia y cada una tiene distinto color dependiendo de cada uno de sus miembros. La colocación es así:

Serpentinas de colores a menudo con un simbólico emblema familiar.
Negra o Magoi: Representa al cabeza de familia (padre).
Roja o Higoi: Representa a la madre.
Azul: Representa a los hijos varones y se van añadiendo carpas en función de los hijos que se tengan dentro de la familia.

¿Pero qué simbolizan las carpas? Para los japoneses, la carpa es un pez muy resistente que vive incluso en condiciones adversas y nada a contracorriente. Esto hizo que vieran en estos peces un paralelismo con lo que querían transmitir al colocarlas en sus tejados, que el niño creciera fuerte, sano y supiera afrontar los duros obstáculos que se le presentan en la vida.

Esta costumbre de colocar cometas en el Kodomo No Hi viene de una antigua tradición samurai. Ya hemos visto en otras ocasiones que muchos de estos ritos para desear la salud y prosperidad de los hijos viene de la baja natalidad que se daba en otras épocas, sobre todo por las enfermedades infantiles que elevaban la mortalidad drásticamente. Cuando en la familia de un samurai nacía un hijo varón, se colocaba a la puerta de las casas un tipo de bandera o estandarte llamada Nobori y que tenía representado el escudo familiar en ella. Con el tiempo, esta costumbre fue tomada por el pueblo y cambiaron las largas tiras de tela de las nobori por las carpas koi para anunciar que había nacido un hijo varón en la familia, así como para desearle salud al infante.


Fanart: 楠チェリー

Otra de sus tradiciones es la de hacer cascos de papel y que simbolizan un casco samurai llamado Kabuto. Esta costumbre proviene de una leyenda japonesa de uno de sus héroes más conocidos, Kintaro o "El niño de Oro", un niño con una fuerza hercúlea que se hizo amigo de los animales de la montaña: Un mono, un conejo, un oso y un ratón. Les dejo una aclaración de la wikipedia por si quieren conocer algo más de él.

Hay varias leyendas diferentes en lo que se refiere a la infancia de Kintarō. En una de ellas lo cría su madre, la princesa Yaegiri, hija de un hombre rico llamado Shiman-chōja, en el pueblo de Jizodo, cerca del monte Kintori. En otra leyenda su madre le da a luz en la que hoy en día es la localidad de Sakata, pero debe huir a causa de conflictos entre su marido (un samurái llamado Sakata) y el tío de éste. Se instala entonces en los bosques del monte Kintoki para criar a su hijo. Se cuenta también que la verdadera madre de Kintarō lo abandonó, o que murió dejándolo huérfano, y que quien lo crio fue la bruja Yama-uba. Otra versión de la leyenda cuenta que la madre de Kintarō lo crio en el bosque, pero que se volvió tan pálida que se la llamó Yama-uba. En otra versión más fantasiosa, Yama-uba es la madre de Kintarō, y lo concibió mediante un rayo enviado por el dragón rojo del monte Ashigara.

Todas las leyendas coinciden en el hecho de que Kintarō fue activo e infatigable, rechoncho, de buena salud y vestido únicamente con un babero sobre el que estaba escrito el ideograma chino "oro" ( kin). Su única otra posesión es un hacha (símbolo chino del trueno). Es autoritario con los otros niños, pero como en la mayor parte de versiones de la leyenda simplemente no hay otros niños en el bosque sus principales amigos son los animales de los montes Kintoki y Ashigara. Dispone de una fuerza descomunal, capaz de reducir las rocas en migajas, arrancar los árboles de la tierra y manipular sus ramas como simples bastoncitos. Sus amigos animales sirven de mensajeros y de medios de transporte. Ciertas leyendas dicen que aprendió a hablarles. Otras cuentan las aventuras que tuvo con demonios y monstruos, sus combates de sumo con osos o la ayuda que aportaba a los leñadores.

Una vez adulto cambia su nombre por el nombre de Sakata no Kintoki. Conoce al samurái Minamoto no Yormitsu cuando éste pasa por el monte Kintoki. Yorimitsu, impresionado por su fuerza, lo toma entonces como criado, en su residencia de Kioto. Kintarō aprende allí las artes marciales y se convierte más tarde en jefe de los Shi Tenno de Yorimitsu, ganando fama por su fuerza y su conocimiento de las artes marciales. Vuelve a buscar a su madre (en las leyendas en las que está todavía viva) y la lleva a vivir a Kioto.

Fuente:Wikipedia




Durante esta fiesta también se comen pasteles tradicionales hechos de pasta de arroz (mochi). Los hay de 2 tipos y son los siguientes:


 Foto: Kitaya.info
Kashiwa mochi 
Son pasteles de arroz rellenos de judía dulce y envueltos en hojas de roble.


Foto: re-discoveryjapan.net
Chimaki
Son pasteles de arroz alargados envueltos en hojas de bambú o iris.


Por último, les dejo con una canción dedicada a las koinobori y que me resultó muy bonita. Espero que también la disfruten y hayan aprendido un poco más de esta tradición japonesa. Les espero muy pronto con una nueva fiesta. Bye!


 
Más altos que los techos de las casas, están los koinobori
La carpa más grande es el padre
Las carpas más pequeñas son los hijos
Parece que lo pasan bien nadando

1 comentario:

  1. Que linda tradición :'3
    Valla, así que de ahí sale lo de las carpas :0
    Es que llegaba a ver fanarts con esas carpas y no sabía que eran pero gracias a ti ya lo se ggg.
    Espero con ansias otra tradición c;

    ResponderEliminar