viernes, 20 de enero de 2017

VIERNES FAN: Sonic Lost World: La gran guerra - Parte 1 (Gabriel Manrique)

 
CAPÍTULO 1

LA ISLA DEL ÁNGEL

Knuckles se encontraba descansando, apoyado en una hermosa columna de marfil azul que formaba parte del altar de la Esmeralda Maestra. Allí, la gema brillaba majestuosa y límpida, como el brillo de la luna llena cuando se refleja en el mar cristalino. El equidna se había quedado dormido después de pasar un tiempo en silencio, junto a la gema, su protegida. A su alrededor se encontraba el magnífico templo de Hidden Palace, con sus ladrillos de marfil y fina cerámica de colores fríos, variando en tonos de azul y verde oscuro. La belleza del templo era tan grande y transmitía tanta paz, que Knuckles no sabía con certeza si aquellos ladrillos que lo formaban no serían en realidad piedras preciosas, talladas a mano por los mismos sabios que habitaron el palacio. La Esmeralda Maestra se encontraba en su amplio pedestal, y alrededor del mismo había cuatro cañones de plasma, cada uno apuntando a las distintas entradas del altar. En una esquina del templo se podía ver una serie de pantallas mostrando imágenes de distintos sitios de la isla, así como algunas puertas y entradas a cavernas.

Knuckles se despertó como agitado por un sueño. Sintió un escalofrío, seguido de una sensación poco habitual, pero que conocía muy bien. La Esmeralda Maestra lo llamaba. Se levantó y observó que la gema brillaba más de lo normal; su brillo aumentaba y disminuía de forma intermitente. Sabía que estaba a punto de pasar algo con la gema. Alguien o algo aparecería de repente. ¿Sería Tikal? ¿Y si era algún desconocido? ¿O un enemigo? O quizá la esmeralda lo transportase a un lugar desconocido, pidiendo su ayuda. De cualquier manera, lo mejor era que no lo sorprendiera. Dio un salto hacia atrás y se puso en guardia, con sus letales puños en alto. Entonces, rápido como un rayo, el brillo de la gema aumentó intensamente, cubriendo de luz todo el altar y cegándolo por completo. Knuckles se cubrió los ojos con el brazo izquierdo, mientras mantenía el otro brazo preparado para lo que sea. Así estuvo durante algunos segundos, y aún con la vista protegida, sentía la inmensa luz blanca que le inundaba los ojos. Poco a poco la luz empezó a apagarse; el brillo menguó con lentitud hasta que la Esmeralda Maestra volvió a su estado natural. Ahora emitía su suave luz característica. La sala del templo se oscureció de nuevo, lentamente, y el equidna abrió los ojos y se los restregó: no podía ver. El destello lo había enceguecido, pero alcanzaba a vislumbrar una silueta borrosa y oscura, a escasos metros delante de sí, y parecía estar observándolo. Inquieto, se sintió alarmado: estaba a ciegas, y si ese ser tenía intenciones hostiles, Knuckles estaría a su merced. Pero no se acobardó.

- ¿Quién eres?- exclamó Knuckles- ¿Qué es lo que buscas aquí?

- Pues aventuras, por supuesto- contestó la sombra- ¿No te acuerdas de nosotras, compañero?

- ¿Qué? ¿Acaso...?

Knuckles bajó la guardia.Conocía esa voz, pero aún no podía asimilarla con la silueta. Poco a poco, la confusión fue alejándose de sus ojos y empezó a ver con claridad. Al cabo de unos segundos, la sombra negra y borrosa se fue convirtiendo en dos siluetas también borrosas, pero distinguía que una de ellas era alta y púrpura, mientras que la otra era pequeña y marrón claro, con tintes verdosos. Empezó a sonreír.

- ¿Conque así recibes a una colega Guardiana? ¿Con los puños en alto y dando gritos?- dijo una de las siluetas.

- Hay que estar preparado para todo, ¿no te parece?- respondió con gracia.

La neblina desapareció. Al fin pudo ver, con total claridad, a las personas que reconoció por sus voces. Eran, por supuesto, Blaze y Marine, una junto a la otra. Marine tenía una gran sonrísa dibujada en su pequeño rostro amarronado, y Blaze lo miraba con confianza, con los brazos sobre las caderas, con la mirada alta y orgullosa. Se acercaron a él para saludarlo.

- ¿Qué nos cuentas de nuevo, Knuckles?- preguntó la mapache dándole un golpe en el brazo al equidna.

- ¡Qué estás cada vez más bravucona!- respondió Knuckles con una sonrisa- ¿Cómo has estado?- le preguntó despeinándola.

- ¡Pues muy bien!- dijo riendo- ¡Emocionada por esta nueva aventura! ¡No puedo esperar por conocer el resto de este mundo y enfrentarme a los peligros que oculta! ¡De seguro tienen unos barcos excelentes en los que navegar! Hasta ahora nunca pude probarlos en sus mares.

- Bueno, no conozco de eso, pues soy más de tierra firme- respondió- ¿Y cómo has estado tú, Blaze? Hacía tiempo que no nos veíamos- dijo ofreciéndole la mano.

- Todo bien- dijo, estrechándole la mano- Ambas estamos bien. Y por suerte, nuestro mundo sigue en paz. ¿Cómo te encuentras? ¿Cómo se encuentra tu gente?

- Pues, aquí es siempre lo mismo- respondió Knuckles- Todos están bien, pero nunca conseguimos ganarle definitivamente a Eggman. Siempre termina huyendo a quién sabe dónde, y luego de un tiempo vuelve a aparecer. La gente no suele estar feliz con eso, y a veces ves a personas con miedo. Últimamente, G.U.N. ha estado reforzando las fronteras de los países libres y equipando sus ejércitos con armamento más avanzado. Pero todo seguirá igual hasta que no derrotemos sus fuerzas definitivamente, y lo metamos en la cárcel. Por lo demás, el mundo es feliz.

- ¡Y eso es lo más importante!- dijo Marine- A propósito, ¡qué bonito lugar! ¿Qué es todo esto?- miró a su alrededor asombrada, contemplando los mosaicos verdes y azules, las columnas, el suelo y la enorme bóveda superior, que indicaba que se encontraban en una gigantesca cueva. Luego volteó y se encontró con la gran gema, brillando majestuosamente delante d ella.- ¿Qué es esa piedra? ¡Es muy linda!

- Esa es la Esmeralda Maestra – respondió Knuckles – Es la gema que protejo, y todo esto es el Altar de Hidden Palace – dijo levantando sus brazos hacia alrededor – Está debajo del volcán de esta isla y fue construido por mis ancestros hace mucho tiempo para honrar esta gema, junto con las demás Esmeraldas Caos, cuando los equidnas eran un pueblo más sabio, antes de que apareciera la Dinastía Pachacamac. ¿Recuerdan que les conté?

- Sí, tu pueblo tiene una historia rica e interesante. Pero no recuerdo que no dijeras que había cuatro cañones apuntando alrededor de la Esmeralda – dijo Blaze mirando las torretas. 

- Bueno, hemos estado haciendo algunas decoraciones – respondió Knuckles – Estas armas eran de un robot de Eggman, uno de la serie E, y era muy poderoso. Tenía dos láseres además de estos cañones de plasma, pero se destruyeron cuando Sonic y yo lo derribamos. Tails sólo pudo recuperar estos cuatro, junto con alguna que otra cosilla interesante para él. Usualmente le cuesta bastante trabajo reparar las máquinas del doctor pues son muy avanzadas, pero estos cañones estaban intactos, así que le pedí si me los podía prestar para proteger la Esmeralda. Además, hemos instalado muchas cámaras de seguridad y sensores de movimiento alrededor de la isla, en especial en los pasadizos, aberturas, puertas y cuevas que conducen aquí, al altar – dijo señalando algunas vías de entrada – Allí, en esa esquina, se encuentra la Sala de Vigilancia, donde están todos los monitores para las cámaras, y las alarmas sonarán por toda la isla si algún intruso ingresa en este recinto mientras yo no esté. Y, por supuesto, todos estos sistemas funcionan con un poco de la energía de la Esmeralda. 

- Impresionante – dijo Blaze – Admito que es una buena idea, supongo que también podríamos hacerlo en mi mundo. Pero recuerdo que la Esmeralda Maestra se encontraba en un altar sobre la superficie, al aire libre. ¿Por qué la has cambiado de lugar? 

- Verás – respondió Knuckles – La Esmeralda estuvo muchos años aquí, en este altar. En ese entonces no tenía estos sistemas de seguridad automáticos, por lo que necesitaba encontrarme aquí todo el tiempo para poder protegerla. Pero no podía cuidar de ella y de la isla al mismo tiempo. Así que luego de que me enfrenté a Eggman por primera vez, decidí que necesitaba proteger tanto la gema como a Angel Island, por lo tanto me la llevé hasta el Altar de los Chao, donde estuvo varios años vigilada por mis ancestros. Pero luego me di cuenta de que esto era peor: al estar expuesta, al aire libre y a la vista de todos, con el tiempo se encontró en varios peligros e incluso fue robada y destruida más de una vez, como ya saben. Pero no podía dejar de cuidar la isla y la Esmeralda a la vez, así que me mantuve a su lado, en ese altar, durante mucho tiempo. Hasta que se me ocurrió que Tails me podría ayudar a construir todo este sistema de defensa, con buena parte de las máquinas de Eggman, recicladas. Ahora puedo alejarme del altar e incluso de la isla sabiendo que la Esmeralda Maestra está protegida. 

Blaze escuchó la explicación del equidna con atención, mientras Marine miraba asombrada todos los detalles dibujados en el suelo, las columnas y los cañones. Pareció no escuchar la conversación, pero estuvo muy pendiente de todo lo que decía Knuckles. 

- ¡Guau! ¡Eso es genial! – exclamó Marine, acercándose – Ya era hora de que esa gema se cuidara por sí sola. 

- Y ahora que lo dices – dijo Knuckles - ¿Cómo es que se transportaron aquí, delante de la Esmeralda? Siempre que vienen a este mundo, aunque sea de visita, aparecen en cualquier lugar. ¿Fue casualidad? 

- No, ninguna casualidad – dijo Blaze – Y esta vez no hemos venido de visita. Tenemos una misión que cumplir, aquí en tu mundo. 

- ¿Qué misión? – preguntó Knuckles con curiosidad - ¿Qué ha pasado? 

- Hace dos días, en mi mundo, nuestra sacerdotisa tuvo una visión – comenzó a relatar Blaze – Ella ha estado intentando vincular su mente con las Esmeraldas Sol durante años, pasando horas y horas en el templo, escudriñando cada una, estudiándolas y tratando de desvelar los secretos que esconden. De esta manera espera poder descubrir qué son las Esmeraldas Sol, de dónde vienen y porqué fueron creadas, pues nadie en mi mundo lo sabe. 

- Es lo mismo que sucede aquí – dijo Knuckles – He buscado durante mucho tiempo en las Bibliotecas de los Sabios de Angel Island sobre el origen de las Esmeraldas Caos y la Maestra, pero todo lo que encuentro son vagas referencias a “el regalo de Los Dioses” y cosas como esas, además de escrituras en una lengua muerta que no puedo interpretar. 

- Es todo muy misterioso – continuó Blaze – Como te decía, hace dos días nuestra sacerdotisa estaba en el templo, con la Esmeralda Sol azul sobre la mesa, estudiándola, mimetizando su cuerpo y su mente con ella, en una especie de estado de trance. Ahí es cuando tuvo la visión. Según ella, sintió el suelo derrumbarse debajo de sus pies, y se encontró sola en un desierto de nieve. No alcanzaba a distinguir nada a su alrededor, solamente una piedra esférica, del tamaño de una pelota de básquet. Nunca la había visto en su vida, pero según su descripción era sumamente bella; mostraba una serie de estelas azules y verdosas en su interior, que se movían y fluían como un río en calma, y emitía un brillo que parecía traspasar el alma. Sintió una gran cantidad de poder proveniente de la gema, pero tenía la impresión de que estaba sufriendo. Parecía que toda su esencia estaba siendo absorbida por alguien o por algo. Incluso pudo sentir una especie de dolor en su interior, y creía que le pedía ayuda. Luego, ella fue transportada hacia otro lugar; una enorme caverna donde todo estaba oscuro y difuso, pero que en el centro, sobre un pedestal, se hallaba una enorme gema verde que emitía un brillo esperanzador. Ella vio la Esmeralda Maestra en su sueño. 

Knuckles estaba asombrado por el relato, y no dejaba de analizar cada palabra que salía de la boca de Blaze. Marine estaba riendo por dentro, mientras miraba el rostro enmudecido de Knuckles, pues ya conocía la historia, y le causaba gracia lo que la anécdota le estaba provocando al equidna. 

- Pero tuvo una sensación diferente con esta gema – continuó Blaze - Como si sintiera que la Esmeralda Maestra estuviera tratando ayudar a la otra extraña gema a la distancia, como queriendo prestarle su poder para que no sufriera. Y luego de esto, pudo ver a las siete Esmeraldas Sol, flotando alrededor, pero emitiendo una luz lejana y opaca. Como si estuvieran en alerta, esperando que algo malo sucediera, y sintió el miedo a través de ellas, y le pidieron ayuda. Dice que no sabe porqué, pero está segura de que la extraña gema redonda se encontraba en este mundo. Y que la Esmeralda Maestra conocía de su sufrimiento, y le pedía ayuda a ella también, junto con las Esmeraldas Sol. En ese momento se despertó del trance y cayó al suelo, con la nariz sangrando. Vino al castillo a alertarnos lo más pronto que pudo, y desde entonces hemos estado debatiendo acerca de qué hacer. Me pidió personalmente que viniera hacia aquí y que intentara hacer algo por esta misteriosa gema, de la que nunca he oído hablar. Me dijo que, si su poder era totalmente absorbido, podría ocurrir una tragedia que no sólo afectaría este mundo, sino también el mío. Por eso estamos aquí, y por eso hemos aparecido delante de ti. Las Esmeraldas Sol estaban dispersas en mi mundo y no había tiempo para buscarlas y poder viajar hasta aquí. Entonces la sacerdotisa se enlazó con la Esmeralda Maestra y nos permitió venir hasta aquí. Espero que no te moleste. 

Knuckles no sabía qué decir. El relato de Blaze había sido impactante. ¿Una sacerdotisa que puede percibir el poder de una gema que no conoce desde otro mundo? ¿E incluso invocar el poder de la Esmeralda Maestra? ¡No podía creerlo! Nunca había escuchado sobre un vínculo semejante con alguna de las Esmeraldas. ¡Y Shadow se sentía orgulloso de su Control Caos! 

- ¿Y qué opinas? – preguntó Marine – Buena historia, ¿eh? 

- Increíble – respondió al fin el equidna – Nunca había oído hablar de una gema como esa, ni tengo idea de dónde podríamos encontrarla. Me parece sorprendente que la sacerdotisa haya visto y sentido a la Esmeralda Maestra, y por supuesto no me molesta que la utilice para traerlas hasta aquí. Se ve que es muy poderosa, y me gustaría saber más sobre ella. Al parecer, las Esmeraldas están más relacionadas de lo que creí. Incluso pueden reaccionar con esa extraña gema. Tengo muchas preguntas, pero no encontraremos respuestas si seguimos aquí parados. ¡Adelante! ¡No hay tiempo que perder! Nuestros mundos podrían estar en peligro. Ya me contarás más acerca de la sacerdotisa cuando tengamos tiempo. Ahora iremos hasta la ciudad y le avisaremos a Sonic y a los demás. La Esmeralda Maestra estará segura aquí. ¡Siganme! 

- ¡Sí! – exclamó Marine dando saltos - ¡Que comience una nueva aventura! 

Knuckles condujo a Blaze y a Marine a través del templo, hasta un pasadizo poco iluminado. Este derivaba en una estrecha abertura que conducía hacia una cueva que tenía múltiples pasajes. Tomó por uno de ellos y comenzaron a ascender, recorriendo cavernas oscuras y húmedas, y pasando por sitios cada vez más cálidos. Cruzaron cerca del interior del volcán y continuaron su camino, siempre en ascenso, a través de las cavernas subterráneas de Angel Island. Estuvieron caminando durante bastante tiempo, zigzagueando, tomando curvas, entrando por pasadizos ocultos y retomando por cuevas oscuras. Aquello parecía un laberinto que sólo Knuckles conocía. Esto lo hizo pensar. 

- Tuvieron suerte de aparecer mientras yo estaba vigilando la Esmeralda – dijo el equidna – De otro modo, no sé si hubieran podido atravesar todo este camino sin perderse. Hubiera sido muy peligroso. 

- Tal vez – dijo Blaze – Pero antes de transportarnos, la sacerdotisa se aseguró de que estuvieses cerca, pues había visto la enorme caverna oscura que rodea el templo y ella no sabía lo que podríamos encontrarnos del otro lado. Pero sí, este camino es realmente confuso y peligroso. Sigamos. 

Continuaron ascendiendo y escalando a través de las entrañas de la isla, hasta que de pronto encontraron una abertura pequeña. Knuckles les pidió a sus compañeras que la atravesaran de a una, pues era muy estrecha. Luego él hizo lo mismo. Del otro lado se encontraban en una gran caverna, pero era diferente de las anteriores. Esta no estaba tan oscura y húmeda, y por encima de ellos se podían ver algunas pequeñas aberturas donde se filtraba la luz. Continuaron avanzando a través de la misma, y treparon por unas rocas hasta llegar a una base sobre el montículo. Knuckles tanteó la pared y encontró lo que buscaba. Un orificio que estaba cubierto por unas plantas del lado de afuera, y al apartarlo, la luz del sol entró al recinto, iluminando los rostros de los viajeros. Esa era la salida de aquella cueva, y al atravesarla, Blaze y Marine quedaron asombradas. Estaban sobre una colina, y desde allí se podía ver la gran jungla de la costa este de Angel Island. Podían observar una bella catarata que se encontraba a unas decenas de metros de la colina donde se encontraban, y por encima de sus cabezas el sol resplandecía, cálido y suave. Marine estaba maravillada por la belleza de aquel sitio, y no podía esperar para recorrer la isla entera, pues anteriormente le habían contado de la gran variedad de ecosistemas que allí había. Pero no iban a tener tiempo para realizar ese viaje por ahora.

Blaze se fijó detenidamente en el horizonte, y suspiró aliviada al notar que no se encontraban en el aire, pues la isla no estaba flotando; se podían ver, a lo lejos, otras pequeñas islas en el mar, que estaban sobre la línea de visión de la costa de Angel Island, lo que indicaba claramente que la isla estaba apoyada sobre el agua, como cualquier otra isla. 
 
- Knuckles, ¿por qué no está flotando esta isla? – preguntó Blaze al fin – ¿No se suponía que Angel Island levita en el aire gracias al poder de la Esmeralda Maestra? 

- Así es – respondió el equidna – Pero me di cuenta de que esa capacidad no es muy útil para ocultar a la gema. Si un enemigo supiera que esta isla flota gracias a la Esmeralda y luego viera Angel Island suspendida en el aire, entonces se darían cuenta de que la gema se encuentra aquí, ¿verdad? 

- Claro – dijo Blaze.

- Pues bien, me las ingenié para romper la invocación que tiene esta gema sobre la isla, y así evitar que la Esmeralda Maestra utilice parte de su energía para hacer flotar Angel Island. De esta forma pasará inadvertida para cualquiera que no conoce la isla. Y cualquier enemigo que conozca a la Esmeralda y sus capacidades y la esté buscando, al ver Angel Island sobre el mar, creerá que la gema no está aquí, y se iría a buscarla a otra parte. Y, sin embargo, la gema se encuentra protegida en esta isla como si nada – explicó el equidna orgulloso. 

- Eso es bastante ingenioso – dijo pensativa Blaze – Fue inteligente de tu parte. Pero, ¿cómo has hecho para deshacer un efecto como ese? ¿Has utilizado algún tipo de conjuro? 

-  Eso es un secreto de Guardián – dijo sonriendo – Pero para ser sincero, sólo pude hacerlo porque pasé años cuidando de la Esmeralda Maestra y ya la conozco, aunque sea un poco. Seguramente tú podrías hacer algo parecido con las Esmeraldas Sol. 

- Todo muy lindo – dijo Marine con cara de descontento – Pero yo quería ver el océano desde el aire, y desde la isla. 

- Ya lo verás, en cuanto pasen los peligros – dijo Blaze – Pero por ahora, debemos seguir adelante. 

- ¿No podríamos aunque sea descansar un ratito? – preguntó Marine – Llevamos caminando desde que llegamos aquí. ¿Por qué no hacemos un picnic? Podríamos comer algo mientras Knuckles nos cuenta sobre las aventuras que tuvo desde la última vez que vinimos a visitar este mundo. 

- Tendrá que ser en otro momento – dijo Knuckles – Llevamos un poco de prisa. Tenemos que encontrar a los demás y contarles lo que me contaron a mí. Y si tenemos algo de tiempo, podrán contarnos más acerca de los motivos que las trajeron aquí. ¡En marcha! Síganme, tendremos que ir corriendo desde aquí hasta la costa y subir a mi bote para poder llegar al continente. 

- ¿Tienes un bote? ¡Estupendo! –dijo Marine con una repentina sonrisa - ¡Vamos! ¡Yo manejo!

Continuará

Ir al capítulo 2 


Hola a tod@s:

Este es un fanfic de nuestro amigo, Gabriel Manrique, y que ha titulado "Sonic Lost World: La gran guerra". Este primer capítulo ha estado realmente muy interesante, pero no se pueden perder los siguientes en estas próximas semanas. Y tampoco olviden dejar sus comentarios sobre lo que opinan de él, por supuesto.

Por cierto, Camilo Godoy dejó un nuevo vídeo donde al final agradece sus comentarios en el blog sobre su MV. Se los dejo por si lo quieren ver a continuación. Les mando un saludo igualmente y nos leemos el próximo viernes. Bye!




4 comentarios:

  1. Este es el mejor fanfic que he leído en mucho tiempo! La redacción está excelente además que casi nunca hay fics donde Knuckles y Blaze interactuen o donde Knuckles sea como en los juegos ;u; Estoy emocionada por saber que pasará despues

    ResponderEliminar
  2. Me da gusto que dieras a conocer tu fic por aqui, vaya que hacen falta escritos que se apegen mas al ambiente de los videojuegos, para que no olvidemos como son las cosas realmente mas alla de la inspiracion o imaginacion.
    Excelente trabajo y continua asi :)

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por sus palabras! Me alientan a seguir escribiendo :)

    ResponderEliminar
  4. Wow.Interesante! Te felicito Gabriel, sigue así.

    ResponderEliminar